Siria y el camino a la guerra mundial
Ángel Guerra Cabrera
 El tercer veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad(CS) de la ONU al intento intervencionista de la OTAN en Siria ha dado pie a un coro de moralinas de Hillary Clinton y sus homólogos occidentales contra ambas potencias. Moscú y Pekín son insensibles al sufrimiento del pueblo sirio, alegan, y se rasgan las vestiduras con la hipocresía inherente a las elites gobernantes anglosajona y gala. Como si no fuera Estados Unidos quien con la mano en la cintura ha ejercido el veto alrededor de 60 veces en contra de los derechos del martirizado pueblo palestino y a favor de perpetuar la ocupación israelí. Por cierto, a juzgar por la borrachera liberal de algunos intelectuales en tiempos recientes parecería que la lucha contra el imperialismo y el colonialismo y, por consiguiente, liberar a Palestina del yugo sionista, ha dejado de ser el referente principal del movimiento de liberación árabe. ¿De qué se trata? ¿De romper el cemento que durante décadas unió a todos los patriotas y revolucionarios árabes?
Al mismo tiempo, en el colmo de la desvergüenza, el eje Washington-Londres-París parecería –como en Libia– compartir el lecho con Al Qaeda, de cuyo protagonismo en la liberaciónde Siria llegan cada vez más indicios. Este dato lleva a pensar que la organización terrorista fundada por Osama Bin Laden y sus similares será actor señero en el magno proyecto de restructuración del gran Medio Oriente diseñado por Estados Unidos e Israel. Desde los primeros años de la ocupación de Irak era pregunta obligada cómo fue que de buenas a primeras apareció allí en escena la organización responsable de los atentados del 11/S, se convirtió en el verdugo de la mayoritaria comunidad chiíta y pieza fundamental de la guerra sectaria. Hoy vemos que esa guerra se ha extendido a Siria, vuelve a tomar fuerza en Irak, amenaza con pasar a Líbano y devorar con sus llamas a todo el mundo árabe. Pero es la de Washington la mano que mece la cuna.
El periodista francés Thierry Meyssan reportó desde Damasco que elementos de Al Qaeda de distintos países árabes combatían en la ciudad, armados y financiados por –quién va a ser– las monarquías de Arabia Saudita y Qatar, ambas partidarias del predominio del Islam sunita y por eso mismo enemigas de los gobiernos de Siria e Irán. A la vez, reclutas del llamado Ejército Sirio Libre y de organizaciones integristas han sido entrenados en Líbano y Turquía, y en este país funciona el puesto de comando de la CIA y otros servicios secretos occidentales que dirige las operaciones militares contra el gobierno de Bashar Assad. Existen testimonios creíbles de crímenes cometidos contra la población civil y las minorías religiosas por bandas armadas infiltradas en Siria. Pero al sectarismo religioso se aúna que todas las monarquías árabes, sean las del Golfo, la jordana o la marroquí, son serviles a Estados Unidos y también por esa razón coinciden en la finalidad del cambio de régimen en Damasco y Teherán, como en el de destruir la resistencia patriótica libanesa articulada en torno de Hezbolá.
 (JORNADA)

TIEMPOS DIFÍCILES DE LA HUMANIDAD

El mundo está cada vez más desinformado en el caos de acontecimientos que se suceden a ritmos jamás sospechados.
Los que hemos vivido un poco más de años y experimentamos cierta avidez por la información, podemos testificar el volumen de ignorancia con que nos enfrentábamos a los acontecimientos.
Mientras en el planeta un número creciente de personas carecen de vivienda, pan, agua, salud, educación y empleo, las riquezas de la Tierra se malgastan y derrochan en armas e interminables guerras fratricidas, lo cual se ha convertido —y se desarrolla cada vez más— en una creciente y abominable práctica mundial.
Nuestro glorioso y heroico pueblo, a pesar de un inhumano bloqueo que dura ya más de medio siglo, no ha plegado jamás sus banderas; ha luchado y luchará contra el siniestro imperio. Ese es nuestro pequeño mérito y nuestro modesto aporte.
En el polo opuesto de nuestro planeta, donde se ubica Seúl, capital de Corea del Sur, el presidente Barack Obama se reúne en una Cumbre de seguridad nuclear, para imponer políticas relacionadas con la disposición y uso de armas nucleares.
Se trata sin dudas de hechos insólitos.
Personalmente no me percaté de estas realidades por simple casualidad. Fueron las experiencias vividas durante más de 15 años desde el triunfo de la Revolución cubana —tras la batalla de Girón, el criminal bloqueo yanki para rendirnos por hambre, los ataques piratas, la guerra sucia y la crisis de los cohetes nucleares en octubre de 1962 que puso al mundo al borde de una siniestra hecatombe—, cuando llegué a la convicción de que marxistas y cristianos sinceros, de los cuales había conocido muchos; con independencia de sus creencias políticas y religiosas, debían y podían luchar por la justicia y la paz entre los seres humanos.
Así lo proclamé y así lo sostengo sin vacilación alguna. Las razones que hoy puedo esgrimir son absolutamente válidas y aun más importantes todavía, porque todos los hechos transcurridos desde hace casi 40 años lo confirman; hoy con más razón que nunca, porque marxistas y cristianos, católicos o no; musulmanes, chiítas o sunitas; libre pensadores, materialistas dialécticos y personas pensantes, nadie sería partidario de ver desaparecer prematuramente a nuestra irrepetible especie pensante, en espera de que las complejas leyes de la evolución den origen a otra que se parezca y sea capaz de pensar.
Gustosamente saludaré mañana miércoles a Su Excelencia el Papa Benedicto XVI, como lo hice con Juan Pablo II, un hombre a quien el contacto con los niños y los ciudadanos humildes del pueblo suscitaba, invariablemente, sentimientos de afecto.
Decidí por ello solicitarle unos minutos de su muy ocupado tiempo cuando conocí por boca de nuestro canciller Bruno Rodríguez que a él le agradaría ese modesto y sencillo contacto.

Fidel Castro Ruz
Marzo 27 de 2012
8 y 35 p.m.

LA PAZ MUNDIAL PENDE DE UN HILO


La paz mundial pende de un hilo

(Tomado de CubaDebate)

Ayer tuve el gusto de conversar sosegadamente con Mahmoud Ahmadinejad. No lo había visto desde septiembre del 2006, hacía más de cinco años, cuando visitó nuestra Patria para participar en la XIV Cumbre del Movimiento de Países No Alineados que tuvo lugar en La Habana, donde se eligió por segunda vez a Cuba como Presidente de esa organización por el tiempo establecido de tres años.
Yo había enfermado gravemente el 26 de julio de 2006, mes y medio antes de la misma y apenas podía sentarme en la cama. Varios de los más distinguidos líderes que asistían al evento tuvieron la amabilidad de visitarme. Chávez y Evo lo hicieron más de una vez. Un mediodía lo hicieron cuatro a los que siempre recuerdo: Kofi Annan, Secretario General de la ONU; un viejo amigo, Abdelaziz Buteflika, Presidente de Argelia; Mahmoud Ahmadinejad, Presidente de Irán; y un Viceministro de Relaciones Exteriores del gobierno de China y actual Canciller de ese país, Yang Jiechi, en representación del líder del Partido Comunista y Presidente de la República Popular China, Hu Jintao. Fue realmente un momento de importancia para mí que con gran esfuerzo reeducaba la mano derecha que había sufrido un serio accidente en la caída en Santa Clara.
Con los cuatro comenté aspectos de los problemas que el mundo afrontaba en aquellos instantes. Estos, ciertamente, se han ido tornando cada vez más complejos.
En el encuentro de ayer observé al Presidente iraní absolutamente sosegado y tranquilo, indiferente por completo a las amenazas yankis, confiado en la capacidad de su pueblo para enfrentar cualquier agresión y en la eficacia de las armas, que en gran parte producen ellos mismos, para ocasionar a los agresores un precio impagable.
En realidad del tema bélico apenas habló, su mente se concentraba en las ideas expuestas en la conferencia impartida en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, centrada en la lucha por el ser humano: “caminar hacia llegar y lograr la paz, la seguridad, el respeto y la dignidad humana como un deseo de todos los seres humanos a lo largo y ancho de la historia.”
Estoy seguro de que, por parte de Irán, no deben esperarse acciones irreflexivas que contribuyan al estallido de una guerra. Si esta, inevitablemente se desata, será fruto exclusivo del aventurismo y la irresponsabilidad congénita del imperio yanki.
Pienso por mi parte que la situación política creada en torno a Irán y los riesgos de una guerra nuclear que de ella emanan y a todos involucra —posean o no tales armas—, son sumamente delicados porque amenazan la propia existencia de nuestra especie. El Oriente Medio se ha convertido en la región más conflictiva del mundo, y el área donde se generan los recursos energéticos vitales para la economía del planeta.
El poder destructivo y los sufrimientos masivos que originaban algunos de los medios utilizados en la Segunda Guerra Mundial motivaron una fuerte tendencia a prohibir algunas armas como los gases asfixiantes y otras empleadas en aquella guerra. Sin embargo, las pugnas de intereses y las enormes ganancias de los productores de armas los llevó a la confección de armamentos más crueles y destructivos, hasta que la tecnología moderna aportó el material y los medios cuyo empleo en una guerra mundial conducía al exterminio.
Sostengo el criterio, sin dudas compartido por todas las personas con un sentido elemental de responsabilidad, de que ningún país grande o pequeño tiene el derecho a poseer armas nucleares.
Nunca estas debieron usarse para atacar dos ciudades indefensas como Hiroshima y Nagasaki, asesinando e irradiando con horribles y duraderos efectos a cientos de miles de hombres, mujeres y niños, en un país que ya estaba militarmente vencido.
Si el fascismo obligaba a las potencias coaligadas contra el nazismo a competir con ese enemigo de la humanidad en la fabricación de tales armas, finalizada la guerra y creada ya la Organización de Naciones Unidas, el primer deber de esa organización era prohibirlas sin excepción alguna.
Pero Estados Unidos, la potencia más poderosa y rica, impuso al resto del mundo la línea a seguir. Hoy posee cientos de satélites que espían y vigilan desde el espacio a todos los habitantes del planeta. Sus fuerzas navales, aéreas y terrestres están equipadas con miles de armas nucleares, manejan a su antojo, a través del Fondo Monetario Internacional, las finanzas y las inversiones del mundo.
Si se analiza la historia de cada una de las naciones de América Latina, desde México hasta la Patagonia, pasando por Santo Domingo y Haití, podrá observarse que todas, sin una sola excepción han sufrido durante doscientos años, desde los inicios del siglo XIX hasta hoy, y de una u otra forma están sufriendo cada vez más los peores crímenes que el poderío y la fuerza pueden cometer contra el derecho de los pueblos. Escritores brillantes surgen en creciente número: uno de ellos, Eduardo Galeano, autor de “Las venas abiertas de América Latina” que describe lo anterior, acaba de ser invitado a inaugurar el prestigioso Premio Casa de Las Américas, como un reconocimiento a su relevante obra.
Los acontecimientos se suceden con increíble rapidez; pero la tecnología los transmite al público de forma aún más rápida. Un día cualquiera, como el de hoy, noticias importantes se suceden con extraordinario ritmo. Un despacho cablegráfico fechado ayer 11, recoge la siguiente noticia textual: “La presidencia danesa de la Unión Europea afirmó el miércoles que una nueva serie de sanciones europeas más severas contra Irán se decidirá el 23 de enero en razón de su programa nuclear, apuntando no sólo al sector petrolero sino también al Banco Central.
“Iremos más lejos a la vez en lo que se refiere a las sanciones petroleras y contra las estructuras financieras”, dijo el jefe de la diplomacia danesa Villy Soevndal, durante un encuentro con la prensa extranjera. Puede apreciarse con claridad que, a fin de impedir la proliferación nuclear, Israel puede acumular cientos de ojivas nucleares mientras Irán no puede producir uranio enriquecido al 20 %.
Otra noticia sobre el tema, de una conocida y experta agencia informativa británica refiere que: “China no dio señales el miércoles de ceder terreno a las demandas de Estados Unidos de que reduzca sus compras de petróleo iraní y consideró un exceso las sanciones de Washington contra Teherán… “.
Cualquiera se asombraría de la tranquilidad con que Estados Unidos y la civilizada Europa promueven esta campaña con una pasmosa y sistemática práctica terrorista. Baste estas líneas transmitidas por otra importante agencia europea de noticias: “El asesinato, el miércoles, de un responsable de la planta nuclear de Natanz, en el centro de Irán, cuenta tres precedentes desde enero de 2010.”
El 12 de enero de ese año: “Un físico nuclear internacionalmente reconocido, Masud Alí Mohamadi, profesor en la universidad de Teherán y que trabajaba para los Guardianes de la Revolución, murió en la explosión de una moto bomba delante de su domicilio… “.
“29 de noviembre de 2010: Majid Shahriari, fundador de la Sociedad nuclear de Irán y ‘encargado de uno de los grandes proyectos de la Organización iraní de la energía atómica’ [… ] fue muerto en Teherán por la explosión de una bomba magnética fijada a su automóvil.
“El mismo día, otro físico nuclear, Fereydoun Abasi Davani, fue objeto de un atentado en condiciones idénticas cuando estacionaba su coche delante de la universidad Shahid Beheshti en Teherán, donde los dos hombres eran profesores.” —Fue solo herido.
“23 de julio de 2011: El científico Dariush Rezainejad, que trabajaba en proyectos del ministerio de la Defensa, fue muerto a balazos por desconocidos que se desplazaban en una moto en Teherán.”
“11 de enero de 2012: —es decir, el mismo día en que Ahmadinejad viajaba de Nicaragua a Cuba, para dar su conferencia en la Universidad de La Habana— el científico Mostafa Ahmadi Roshan, que trabajaba en la planta de Natanz, de la cual era vice-director para los asuntos comerciales, murió en la explosión de una bomba magnética colocada sobre su automóvil, cerca de la universidad Allameh Tabatabai, al este de Teherán”. Como en años anteriores “Irán acusó nuevamente a Estados Unidos e Israel.”
Se trata de una carnicería selectiva de brillantes científicos iraníes sistemáticamente asesinados. He leído artículos de conocidos simpatizantes de Israel que hablan de crímenes realizados por sus servicios de inteligencia, en cooperación con los de Estados Unidos y la OTAN, como algo normal.
Al mismo tiempo, desde Moscú las agencias informan que “Rusia advirtió hoy que en Siria está madurando un escenario similar al de Libia, pero alertó que esta vez el ataque vendrá desde la vecina Turquía.
“El Secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolai Patrushev, sostuvo que Occidente desea ‘castigar a Damasco no tanto por la represión a la oposición sino por su renuencia a interrumpir su alianza con Teherán’.”
“… en su opinión, en Siria está madurando un escenario como el de Libia, pero en esta oportunidad, las fuerzas de ataque no vendrán de Francia, Gran Bretaña e Italia sino de Turquía.”
“Incluso, se atrevió a adelantar que ‘es posible que Washington y Ankara están ya definiendo varias opciones de zonas de exclusión de vuelo, donde ejércitos armados de rebeldes sirios podrían ser entrenados y concentrados’.”
Las noticias no solo proceden de Irán y el Oriente Medio, sino también de otros puntos del Asia Central próximos al Oriente Medio. Las mismas nos permiten apreciar la complejidad de los problemas que pueden derivarse de esa peligrosa zona.
Estados Unidos ha sido conducido por su contradictoria y absurda política imperial a problemas serios en países como Pakistán, cuyas fronteras con otro importante Estado, Afganistán, fueron trazadas por los colonialistas sin tomar en cuenta cultura ni etnias.
En este último país, que durante siglos defendió su independencia frente al colonialismo inglés, la producción de drogas se ha multiplicado desde la invasión yanki, y los soldados europeos apoyados por los aviones sin piloto y armamento sofisticado de Estados Unidos cometen bochornosas matanzas que incrementan el odio de la población y alejan las posibilidades de paz. Eso y otras inmundicias también se reflejan en los despachos de las agencias occidentales de noticias.
“WASHINGTON, 12 Enero 2012 – El secretario estadounidense de Defensa, Leon Panetta, calificó este jueves de ‘absolutamente lamentable’ el comportamiento de cuatro hombres presentados como marines norteamericanos orinando sobre cadáveres en Afganistán en un video difundido por Internet.
“He visto las imágenes y encuentro el comportamiento (de esos hombres) absolutamente lamentable… “
“‘Este comportamiento es totalmente inapropiado de parte de miembros del ejército estadounidense y no refleja en ningún caso los criterios y los valores que nuestras fuerzas armadas juran respetar’… “
En realidad ni lo afirma ni lo niega. Cualquiera puede quedarse con la duda y posiblemente el mismo Secretario de Defensa.
Pero también resulta extremadamente inhumano, que hombres, mujeres y niños, o un combatiente afgano que lucha contra la ocupación extranjera, sea asesinado por las bombas de los aviones sin piloto. Algo también muy grave: decenas de soldados y oficiales pakistaníes, que cuidaban las fronteras del país, han sido destrozados por esas bombas.
En declaraciones del propio Karzai, Presidente de Afganistán, este expresó que el ultraje a los cadáveres era “‘simplemente inhumano’, y pidió al gobierno estadounidense que ‘aplique el castigo más severo a quien sea, que acabe siendo condenado por este crimen’.”
Portavoces de los talibanes declararon que “‘en los diez últimos años se dieron centenares de actos similares que no fueron revelados’… “
Uno incluso siente lástima por aquellos soldados, separados de familiares y amigos, a miles de kilómetros de su propia patria, enviados a luchar en países que ni siquiera tal vez oyeron mencionar como escolares, donde les asignan la tarea de matar o morir para enriquecer a empresas transnacionales, fabricantes de armas y políticos inescrupulosos, que dilapidan cada año los fondos que se necesitan para la alimentación y la educación de los incontables millones de hambrientos y analfabetos en el mundo.
No pocos de esos soldados, víctimas de los traumas sufridos, terminan privándose de la vida.
¿Acaso exagero cuando afirmo que la paz mundial pende de un hilo?

Fidel Castro Ruz

Enero 12 de 2012

9 y 14 p.m.

RAUL: MANTENER ESTA REVOLUCIÓN POR MAS DE MEDIO SIGLO GRAN PROEZA PUEBLO CUABANO


Vivimos y mantenemos esta Revolución por más de medio siglo que es la gran proeza del pueblo cubano






Expresó el General de Ejército Raúl Castro, al dirigirse a los guantanameros reunidos en la Plaza Mariana Grajales, en el acto central por el aniversario 59 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspdes

“Poco a poco vamos cumpliendo todas las metas, planificándolas según los recursos de que dispongamos”, expresó el General de Ejército Raúl Castro en esta mañana del 26 de julio, aniversario 59 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.
Dijo que “sabemos de todos los problemas” por los cuales atraviesa el país. Se refirió a los bajos salarios y afirmó que hasta que no avancemos en la producción y la productividad, sobre todo en  la producción de alimentos para evitar el gasto de cientos de millones de dólares, no se podrán producir aumentos salariales. Así estamos todos, pero vivimos y mantenemos esta Revolución por más de medio siglo que es la gran proeza del pueblo cubano.
Aclamado por el pueblo reunido en la Plaza Mariana Grajales de la provincia de Guantánamo, sede del acto central por el Día de la Rebeldía Nacional, Raúl felicitó a los guantanameros por el acto celebrado, que consideró ejemplar. Así debieran ser todos los actos, dijo y agregó: “con una magnifica introducción de los jóvenes artistas, ha durado solo 55 minutos”.
Visiblemente emocionado, el Presidente de los Consejo de Estado y de Ministros expresó que “sentimos un amor profundo por todo nuestro país, por toda América Latina, y naturalmente por aquellos lugares donde vimos combatir al pueblo, donde vimos caer a decenas de compañeros, donde vibra la tierra. Aquí tiembla la tierra, porque no tiemblan los hombres, y apostilló: “en toda Cuba no tiemblan ni los hombres ni las mujeres y lo hemos demostrado por más de 50 años”.
Recordó que en esa tierra combatió junto a todos sus compañeros del Segundo Frente Oriental Frank País. Les comentó a los cubanos y cubanas que al acercarse a Guantánamo, estaba viendo con orgullo los cientos y cientos de kilómetros que caminó Fidel desde el desembarco del yate Granma, en Las Coloradas, hasta Guisa. También nosotros nos extendimos rápidamente con un frente que llegó a alcanzar 12 mil kilómetros cuadrados por el trabajo preparatorio de los guantanameros.
Haciendo un recuento de nuestras luchas independentistas, Raúl describió la firmeza del pueblo, desde los iniciadores de la primera guerra por la soberanía del país en 1868; a los que combatieron en la Guerra Chiquita; a Martí, que no cejó a pesar de fracasos como los de la Fernandina, cuando perdió las armas que con tanto esfuerzo tabaqueros cubanos en Estados Unidos habían reunido, y desembarcó con Gómez por Cajobabo para la gesta de 1895. Se refirió a la intervención norteamericana que no dejó que los mambises entraran victoriosos en Santiago de Cuba, iniciándose, como explicó, exactamente 60 años, desde el 1 de enero de 1899, un dominio total de los Estados Unidos.
Nos dejaron un himno, un escudo y una bandera, “eso fue suficiente para reconquistar lo demás”, sentenció. Comentó que si se hace una comparación entre el último censo de población efectuado por la metrópoli española y el primero de los intervencionistas norteamericanos, aparece la considerable disminución de la población cubana.
Pero 60 años después se acabó el relajo, cuando llegaron victoriosos los barbudos de Fidel, destacó.
Comentó Raúl que ahora aspiran a que suceda aquí lo de Libia, o lo que quieren hacer con Siria, pero advirtió que esta es una islita pacífica, que nos gusta bailar, hacer amistad con todos, incluyendo a Estados Unidos, pero es un pueblito rebencudo y si quieren confrontación es mejor en el béisbol, que veces ganamos y otras perdemos, pero en lo demás no.
No se puede dirigir el mundo, y mucho menos basado en la mentira repetida, al estilo del ministro de propaganda de Hitler. El día que quieran la mesa está servida, ya se le ha dicho, si quieren discutir, discutiremos, sobre derechos humanos, democracia. Vamos a discutir de todo, pero en igualdad de condiciones, porque no somos sometidos, ni títeres de nadie. Y convocó, además, a debatir los problemas de sus aliados, de la Europa occidental fundamentalmente.

Mientras tanto, aquí estamos con más cosas o menos cosas, pero siempre con la caballería lista por si acaso. Y acotó, sin embargo, que “una vez más proclamo aquí nuestra vocación pacifica, pero nuestro pueblo sabe defenderse, aquí no hay que decirle a nadie lo que tiene que hacer”.

Centenario de un Romántico bajo la Luna

Corrían los años 50 del siglo pasado. Desde La Voz Dominicana -cuya imagen y sonido llegaban al hogar a través de la magia del tubo televisivo- un elegante y juvenil Lope Balaguer nos encandilaba con los requiebros amorosos y aires flamencos del bolero moruno Egoísmo de Moisés Zouain, salido como de una zarzuela con todo y orquestación. Un tema que se aposentó como un estándar en la programación de esa planta tele radiodifusora en versiones de la mulata virtuosa Milagros Lanty, el trovador Alejandro Dandrades, un talentoso tenor Arístides Incháustegui en los inicios de su carrera como cantante popular. Con la presencia veterana de Armando Recio y Teté Marcial. “Yo quiero que me jures por la virgen/ que tu amor eternamente/ me lo brindarás a mí”.
En el disco que abastecía la radio y las velloneras barriales, junto a Lope y Aníbal de Peña, sonaban Bienvenido Granda (El Bigote que Canta), Orlando Contreras -uno de sus grandes éxitos-, quienes hicieron su agosto con Egoísmo. El cantante lírico y popular colombiano Víctor Hugo Ayala, en su mejor momento, lo hizo un hit continental. En 1959 Gilberto Monroig obtuvo su primer disco de oro con este tema que le dio título a un LP del sello Tropical. “No quiero ni que el viento te me toque/me nubla de egoísmo tu dulzura/ Cariño que por grande me disloca/ forzándome a enclaustrar tu corazón”. Simbiosis metafórica de léxico ortopédico con apremios de monja de clausura, una innovación en el lenguaje poético. “Mis ojos no se cansan de mirarte/ ni mis labios de besarte/ y así lo espero de ti”.
En nuestro registro, la orquesta del venezolano Chucho Sanoja, cantando Chico Salas. El ídolo de la tv boricua Tito Lara. El brasileiro Raúl Gil en portugués. Los venezolanos Miguel Itriago, Emilio Arvelo y la compositora y actriz Adilia Castillo. El trío azteca Los Galantes, el dúo cubano Cabrisas Farach, Alfredo y sus Guajiros. El grupo mexicano Súper Show de Los Vaskez (1994). Jorge Torres y Los Escogidos. El último, el salsero colombiano Charlie Zaa en su CD Bohemio (2009) en un mosaico de boleros.
En la flamante pista bailable del Hotel Jaragua la orquesta del maestro Alberti nos embrujaba con una canción, filtrada en el gorjeo melódico veterano de la Espiga de Ébano Rafael Colón. Llegaba el momento de apretar a su pareja y rozándole con los labios susurrarle al oído: “Qué raro es tu mirar bajo la luna/ su lumbre y tus pupilas van rimando/ El mar va tejiendo encajes de blanca espuma/ y yo a ti te estoy queriendo/ como a ninguna/ Paisaje hecho de luna, amor y besos…”. Me fascinaba la lírica propiciatoria de Romance bajo la luna conjugando imágenes para fraguar el feliz enlace sentimental. Con un rugir de olas en rompiente haciendo fondo, el salitre cómplice humedeciéndonos los labios y ese casabe de queso iluminándonos tenue desde el cielo. Si por alguna razón la luna no estaba, uno perfectamente se la podía imaginar.
Otra vez El Tenor de la Juventud, Lope Balaguer, con el respaldo de la Súper Orquesta San José dirigida por Papa Molina, cuadró en cilindro sonoro su timbre repleto de modulaciones diestras para eternizar este Romance que cantaba en los espacios del complejo cultural de LVD. Que también sonaba en las velloneras. Fernando Casado, con esa maravillosa voz de seda, lo grabó en el LP Recuerdos, con arreglo de Bertico Sosa. Expedy Pou plantó su huella sobre el tema en versión y orquesta de Rafael Solano. Desde Venezuela la Billo’s Caracas Boys, en interpretación magistral del dominicano Alcy Sánchez, prodigó el mensaje romántico de Zouain por América, con el sello inconfundible del maestro Frómeta, siempre atento a incorporar la dominicanidad de calidad en sus producciones. Mención especial merece Fernando Fernández, cantante y actor de más de 60 películas mexicanas, quien grabó este tema, al igual que Peregrina sin amor de Brens, Carita de ángel de Bullumba Landestoy, entre otras composiciones dominicanas, algunas llevadas al cine.
Como un soplo fresco de pinares primaverales nos llegó Serrana en la voz de Lope Balaguer -Sánchez Acosta compuso en los 40 en San José de las Matas, en el corazón de la Sierra, su Maribel, inspirado el médico pasante en la belleza juvenil de María Szabó. “Entre las montañas serrana te vi/ luciendo en tu rostro/ un suave jardín/ Y tus grandes ojos abiertos allí/ piden a la vida /amor sin sufrir/ Tu reír de niña confiesa alegría/ en cambio en tus ojos/ hay melancolía/Con amor serrana /acaricia el viento todas las mañanas/ Tus frescas mejillas/ tus labios de grana/ Y entre tus recuerdos/ mi linda serrana/ surgen grandes celos/ que enlutan mi vida/ cual tu terciopelo/Celos de la brisa/ celos negros /que hieren mi calma/ Celos que de prisa/ hondas huellas/ dejan en el alma/ Pues hasta el arroyo/ al sentirse dueño/ te cogió en su espejo/ Mi linda serrana/ de marfil y grana”. Una joyita.
En 20 Boleros Quisqueyanos (1998) figura Serrana con Juan Luis Guerra en la guitarra y Tito Delgado en el piano, junto a los grandes compositores Lockward, Kalaff, Yabra, Cabrera, Rivera, Sagredo, Landestoy, Gómez, Silva.
Cuarto éxito de Zouain filtrado por Lope fue Terneza -igualmente pluralizado el título. Nos dice el bardo: “Hoy miro brotar el alba/ llena de lindos colores/ como bordada por ti/ Y sus trinos y las flores/ envenenan mi nostalgia/ y me hacen sentir feliz/ Hoy le pido a las ternuras/ de tus manecitas blancas/ que cuiden de mi cariño/ que me quieran como a un niño/ hijo de la soledad”. Camboy Estévez y Primitivo Santos lograron una versión delicada del tema, con introito de bordoneo de guitarra evocativo del origen de esta pieza memorable de las serenatas de la ciudad corazón (LP de Montilla Primitivo en Washington). De su traslado a las pistas de baile, resuena en el oído el lamento anhelante de su texto: “Ay, si la luna conversara/ cuántas cosas te contara/ de este pobre corazón.” Víctor Víctor registró Ternezas en su compilación Alma de barrio (1994). “Muy cruel es pensar que en tu alma/ no anida un cariño/ Cariño que sólo te pido con gran devoción/ Ay, si Dios quisiera que un día/ te antojaras de mi vida/ cuánto quisiera yo a Dios”. Casi sacrílego.
La obra autoral de Moisés Zouain es vasta. Alejandro Dandrades -uno de los valores de La Voz Dominicana-, ya en el Trío Los Juglares o como vocalista de la San José, grabó el bolero No me has querido, el bolero chacha Óyeme y Ternezas. La Soberana Casandra Damirón, con la Súper San José, puso salpimienta al bolero rítmico Para que hablemos de amor. De etiqueta, el tenor Jesús Faneyte dio vida a Mi trópico, una composición que combina las cálidas condiciones climáticas con el embrujo sentimental tropical. Luis Vásquez, El trovador de las damas, incluyó en su repertorio Nadie más que tú. Más cercanos, Omar Franco con Tu recuerdo, Francis Santana, Henry Ely, Niní Cáffaro, Luchy Vicioso, Ramón Leonardo. Instrumental, piano solo de Solano en Egoísmo. Así como arreglos del maestro Solano en Boleros Dominicanos en Concierto, colección E. León Jimenes. Fuera del territorio, Fernando Albuerne, John Pazos y la Orquesta de Boleros.
En la voz afinada del poeta que fue Zouain -un trovador que compartía jubiloso noches de bohemia santiaguera con Lockward, Sánchez Acosta, Sánchez Correa, Lope Balaguer, como nos comunicara este último- han quedado a cappella o acompañado, Las mujeres de mi tierra, Melancolía, Te besé, Tu recuerdo, Nunca desesperes, Para amarte, Para que hablemos de amor, Sólo te amaré, Te encontraré en el camino del amor, Vive la vida, Toda corazón. Un muestrario del fino talento que alentó su obra exquisita.
Poco antes de su fallecimiento en 2004, acudí a su morada en compañía de Manuel Sánchez Acosta -quien había condicionado una invitación a pasar un fin de semana en mi casa de Jarabacoa a que lo llevara a visitar a su viejo amigo de bohemia. Allí, sereno, en su mecedora, Moisés, ya afectado por la muerte de su adorada esposa Lola, musa inspiradora de Romance bajo la luna. En otra, el ingeniero Sánchez Correa, con los años a cuesta. Todo organizado por los familiares de ambos, entre ellos el maestro Jochy Sánchez. Una escena surrealista. Manuel se movía solícito entre Moisés y Sánchez Correa, leyéndoles/cantándoles las canciones de su autoría que había llevado compiladas en un libro que me legó. Esta jornada llenó de satisfacción al médico-compositor santiaguero-vegano. Varias semanas después se produjo el deceso de Moisés y Sánchez Correa. Desde Nueva York, una madrugada fría, me llamó Sánchez Acosta a mi hogar y sin mayor preámbulo, en un estilo muy suyo me espetó: “José, anduvimos a tiempo”. Un ciclo se estaba cerrando, que incluiría también al compositor de Paraíso soñado y Papá Bocó.
Se podría decir en este centenario del natalicio de un hijo pródigo de la colonia libanesa aposentada en Santiago -que tantos frutos positivos ha aportado a esta comunidad en el comercio, la industria, las profesiones liberales, la milicia, la política, el periodismo y la cultura- que Moisés Zouain, al igual como sucediera con su tocayo el profeta bíblico y las famosas tablas de conducta reveladas por Dios en el Monte Sinaí, nos legó sus propios mandamientos. Útiles para ensamblar y recorrer los caminos del amor con éxito. Para descifrar sus misterios y columpiarnos entre los pliegues de sus carnes seductoras y sabrosas. Para tensar las cuerdas claves del sentimiento que debe fructificar en “luz, amor y besos”. Como nos dice poéticamente su afamado Romance bajo la luna que me atrapó hace más de cincuenta años en la pista esplendorosa del Patio Español del Hotel Jaragua. Y de cuya magia no he podido ni querido desprenderme.
¡Que su nombre, que designa el Bar del Gran Teatro Cibao, suene y resuene junto a sus canciones en los oídos de las nuevas generaciones! Ahora que conmemoramos otros tres centenarios: el del poeta Héctor Incháustegui Cabral, el patriarca del periodismo Rafael Herrera Cabral y la diva del cine María Montez. Loor a los buenos.
JOSÉ DEL CASTILLO