EL TEMA DEL HÉROE

PASADO Y PRESENTE
El legado histórico y cultural que la Civilización Occidental debe a los griegos es invaluable y pervive a través del vocabulario, de las instituciones políticas, como la democracia y la política, al igual que en la filosofía, la arquitectura, las artes plásticas y los géneros literarios, entre otras disciplinas científicas. Fueron los griegos, además, quienes al decir de Pedro Henríquez Ureña miraron al pasado y crearon la Historia, luego miraron al futuro y crearon la Utopía: Finalmente, es a los griegos a los que debemos el concepto del héroe, acuñado con el fin de perpetuar en el tiempo las virtudes, las realizaciones y la memoria de determinados individuos (Paul Johnson, 2009: 10).
Desde tiempos muy remotos pueblos y naciones han creado y transmitido, de generación en generación, una común simbología de valores y paradigmas arquetípicos de la cual han emergido los héroes y antihéroes de la humanidad. Sin embargo, conviene preguntar ¿qué es un héroe y cómo se alcanza esa categoría?
El héroe es un ser privilegiado, singularmente dotado de ciertas cualidades merced a las que -en determinadas coyunturas históricas- logra descollar sobre la generalidad de sus coetáneos. Se asume que las acciones, hazañas o proezas de un personaje específico constituyen un hito memorable que le convierten en una figura venerada, respetada y digna de emular, sea por sus contemporáneos o por generaciones ulteriores. Para que la acción de un individuo trascienda y éste adquiera el status de héroe, no es preciso un comportamiento ético y político homogéneo, que ese el caso de los próceres, ni tampoco que se ofrende la vida en aras de determinado ideal, acción más bien propia de los mártires; pero lo que sí constituye un requisito es que el individuo realice una hazaña o proeza trascendente en beneficio del conjunto de la sociedad a la que pertenece y que su contribución merezca el reconocimiento de la generalidad de sus coetáneos o que en el porvenir se le recuerde de suerte tal que su nombre, lo mismo que sus realizaciones, pervivan registrados en lo que Carl Gustav Jung llamó “el inconsciente colectivo”.
Un breve examen del significado del vocablo héroe proporcionará al lector una óptica diferente de la que prevalece en el imaginario popular, dado que en la cultura dominicana hay una tradición equívoca consistente en concebir al héroe como un ser infalible, perfecto y de trayectoria impoluta. Sucede, empero, que tal cosmovisión, además de contribuir a mitificar el papel desempeñado por quienes en el decurso de nuestras epopeyas históricas han alcanzado dimensiones proceras, tiende a confundir héroes con santos. Intentemos, pues, una explicación del concepto del “héroe”.
El Diccionario de Autoridades de la Real Academia Española describe el vocablo de esta manera: “El varón ilustre y grande, cuyas hazañas le hicieron digno de inmortal fama y memoria. Los antiguos llamaban así a los que por sus acciones grandes los tenía el vulgo por deidades, y por un compuesto de Dios y hombre”; por su parte, el Diccionario de la Lengua Española, también editado por la Real Academia Española, consigna las siguientes definiciones:
1.-Entre los antiguos paganos, el que creían nacido de un dios o una diosa y de una persona humana, por lo cual le reputaban más que hombre y menos que dios; como Hércules, Aquiles, Eneas, Etc.; 2.- “varón ilustre y famoso por sus hazañas o virtudes”; 3.- “personaje principal de todo poema en que se representa una acción, y del épico especialmente”; y, 4.- “cualquiera de los personajes de carácter elevado en la epopeya”.
Ha habido pensadores que -independientemente del significado semántico del concepto- consideran que la historia universal es el resultado de la acción de los grandes hombres, llámense “héroes”, “jefes”, “caudillos”, “fuhrers”, “élites” o “minoría ilustrada”. Un exponente de esta concepción fue Thomas Carlyle, quien era de opinión que “el desarrollo progresivo de la sociedad estaba vinculado al papel de los “héroes” o grandes personajes de la historia, a los que denominaba “aristócratas del espíritu”, en contraposición a la multitud irracional. De conformidad con este dictamen, el héroe es activo, mientras que la multitud es pasiva. Nietzsche identificó a este tipo de héroe como “el superhombre”, situado “más allá del bien y del mal”, que debía conducir a las masas, que él llamaba “los demasiados”, hacia las grandes transformaciones de la humanidad.
La teoría que concibe el proceso histórico en función de la voluntad individual de determinados personajes, soslaya la circunstancia de que a esos individuos privilegiados no les es dable cambiar voluntariamente el rumbo fundamental del desarrollo social, ni mucho menos decidir la forma del régimen social y político en el que habrán de actuar. A esos individuos tampoco les es posible evitar el colapso de un modo de producción caduco ni pueden crear otro nuevo por el simple hecho de que pretendan subordinar los acontecimientos sociales a sus voluntades e intereses personales o a sus intereses clasistas.
Jorge Plejánov observó que “el gran hombre lo es no porque sus particularidades individuales imprimen una fisonomía individual a los grandes acontecimientos históricos, sino porque está dotado de particularidades que le hacen el individuo más capaz de servir a las grandes necesidades sociales de su época, surgidas bajo la influencia de causas generales y particulares.” (Jorge Plejánov, El papel del individuo en la historia, 1963: 50). El historiador Sidney Hook, por su parte, sostiene que “todos los sentidos del término héroe, según lo usan los adeptos de la interpretación heroica de la historia, presuponen que el héroe, cualquiera que sea, se destaca de una manera cualitativamente única frente al resto de los hombres en la esfera de su actividad y, además, que el registro de las realizaciones en cualquier campo es la historia de los actos y de los pensamientos de los héroes”. (Cf. El héroe en la historia, 1943: 26).
En el caso dominicano no siempre la selección del héroe ha respondido a los criterios antes expuestos. ¿Quién habrá olvidado el asombro que suscitaba entre adolecentes cuando al estudiar los textos históricos de primaria y secundaria durante los decenios de los 50 y 60, constatábamos que a raíz del llamado descubrimiento, los españoles, que procedieron a someter por la fuerza a los pacíficos taínos al sistema monárquico confesional español, eran presentados como los héroes de una proeza de magnitudes continentales, mientras que los aborígenes, que defendían su territorio, sus pertenencias y hasta sus propias vidas, representaban a los bárbaros que se resistían al progreso material y espiritual que significaba el imperio español?
Se recordará también que cuando un “puñado de españoles dizque contra doscientos mil indios armados con arcos y flechas” trabaron un combate, la Virgen de las Mercedes se apareció trepada en un árbol de níspero a fin de favorecer a los intrusos españoles y no a los indios que defendían su territorio. Lo más inverosímil, sin embargo, resultó que en medio del combate la Virgen devolvía a los indios las flechas que estos disparaban contra sus agresores. (Frank Moya Pons: 1986: 256). ¿Quiénes eran los agresores y quiénes los agredidos? Los textos históricos tradicionales presentaban a los españoles como héroes y a los indígenas como villanos. Otro ejemplo es el del cacique Caonabo, quien vivía apaciblemente en la isla y cuando entendió que su paz era perturbada por elementos exógenos a su cultura intentó oponerse a semejante intrusión. Todavía rememoro con no poca nostalgia cómo se exaltaba la “habilidad” del capitán Ojeda cuando mediante un ardid logró engañar al temible cacique de Jaragua y, simulando un obsequio, sencillamente lo engrilló. El héroe de ese abuso de poder evidentemente fue Ojeda y no el desdichado cacique Caonabo, quien moriría poco después en un naufragio, engrillado y encadenado, mientras era conducido a España.
El caso del cacique españolizado Guarocuya, mejor conocido como Enriquillo, es todavía más ilustrativo. Consecuencia de los excesos cometidos por el encomendero Valenzuela, cierto día Enriquillo, disgustado porque su amo había pretendido cortejar a su esposa, decidió alzarse, es decir, huir hacia el altiplano del Bahoruco y fijar allí residencia. No se trató, en rigor, de una rebelión armada ni nada parecido. Fue simplemente una decisión de aislamiento frente a un orden social en el marco del cual Enriquillo no vislumbraba ningún acto de justicia en su favor. Naturalmente, los españoles interpretaron tal actitud como un acto de desacato a la autoridad y durante varios años realizaron infructuosos esfuerzos para someterlo a la obediencia. Transcurridos casi tres lustros desde que Enriquillo se trasladó a residir en el Bahoruco, fue necesario recurrir al Padre Bartolomé de Las Casas, quien había sido su preceptor, para que intercediera y lo convenciera a fin de que depusiera su actitud rebelde frente a las autoridades españolas.
Consecuencia de la gestión diplomática del padre Las Casas, Enriquillo pactó -no derrotó- con las autoridades españolas y aceptó trasladarse a Boyá y fijar allí residencia junto con un grupo de sus seguidores, comprometiéndose a obedecer fielmente las leyes hispanas y a perseguir a cualquier indio o negro que se rebelase contra el sistema implantado en la isla. La historiografía tradicional, al examinar la conducta de Enriquillo mientras estuvo alzado en el Bahoruco, lo ha elevado a la categoría de héroe y hasta se le ha dispensado el título de Primer Libertador de América, sin que todavía hoy sepamos a cuales comunidades liberó. A la construcción de este mito contribuyó notablemente la novela de Manuel de Js. Galván, titulada Enriquillo, escrita y publicada pocos años después de la Guerra Restauradora, durante el período de esplendor del movimiento literario conocido como indigenismo.
Otro ejemplo que viene a la memoria es el del Brigadier Juan Sánchez Ramírez: Se sabe que hacia 1808 Sánchez Ramírez acaudilló un movimiento militar no porque propugnara la independencia del conglomerado social dominicano, sino porque se proponía, y lo logró, reincorporar el Santo Domingo español a la metrópoli ibérica en condición de colonia. A Sánchez Ramírez, de quien los estudiantes debíamos aprender y recitar de memoria una supuesta arenga que pronunció a sus soldados apenas minutos antes de enfrentarse a los franceses: “Pena de la vida al que volviere la cara atrás, pena de la vida al tambor que tocare retirada y pena de la vida al oficial que lo mandare, aunque sea yo mismo”, debemos el hecho de que tras la Reconquista los dominicanos perdieron la oportunidad histórica de insertarse en la corriente política de la independencia, entonces en auge en América del Sur. Su proeza sirvió más a los intereses de España que al entonces incipiente sentimiento nacional de los dominicanos; sin embargo, la historiografía tradicional también lo elevó a la categoría de héroe de la dominicanidad y sus cenizas reposan para siempre en el Panteón de la Patria.
Hacia mediados del siglo XIX nuestros ancestros, inspirados en una herencia cultural que le había conferido a ciertas mitologías indígenas y coloniales categoría de hechos heroicos de carácter heroico, idealizaron o tomaron por modelos a personajes cuya sublimación favorecía la ideología de los grupos criollos consubstanciados la metrópolis dominante. Sin embargo, al cabo de un decenio de restaurada la República, se comenzó a construir el panteón de nuestros héroes nacionales en función de sus hazañas en el marco de las luchas independentistas y restauradoras, pero este tema es parte de otra historia.
POR JUAN DANIEL BALCÁCER
Diario libre.

NOCION DE LA HISTORIA

Padre viola su hija; hijo mata a su padre; orientador espiritual involucrado en fraude financiero; profesor de escuela sometido por alteración de notas en los exámenes; hija que se acuesta con su padrastro, riñe con su madre; líder de entidad financiera admite sus desvaríos amorosos con la mucama del hotel donde se hospeda; el presidente de una potencia utilizaba las alertas de atentados terroristas con el fin de manipular a su favor los estados de opinión pública cuando su popularidad se desvanecía; el fraude financiero a los bancos se queda sin castigo; el narcotráfico es la peor epidemia y cuenta con la complicidad de políticos y carceleros.
Como los anteriores, hay cientos de enunciados que llenarían las primeras planas de los diarios del planeta. Y resulta que todos forman parte de la realidad de hoy. Así andan nuestras sociedades. Las historias más inverosímiles ocupan titulares de periódicos y forman parte de crónicas noticiosas de radio y televisión, mientras las personas más lejanas a esos acontecimientos, quienes no tienen nada que ver con esos hechos, pasan la página tan a prisa como va nuestras vidas. La descomposición moral no puede ser peor que aquellas que nuestras retinas captan y archivan en el “disco duro”.
La semana pasada se desplegaron noticias relativas a los pobres resultados, en términos prácticos, de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, Río + 20, celebrada en Río de Janeiro, y la destitución del presidente de Paraguay, Fernando Lugo.
En relación a la primera información, el secretario general de la ONU, Ban Ki- moon, manifestó su poco entusiasmo con el documento final adoptado por los jefes de Estado y delegaciones presentes en Río+20.
A pesar de los avances inocultables experimentados por el ser humano, los desafíos e inequidades en relación al tema medio ambiental son abrumadores. No obstante a que hemos ganado terreno entre los jóvenes en términos de conciencia ecológica, y de que disfrutamos de grandes innovaciones tecnológicas, hay mucha insatisfacción acumulada en cuanto a la poca cooperación que asumen quienes más contaminan y pueden aportar para que tengamos un mundo más habitable.
Si el “futuro que queremos” es el que se plasmó en las 53 páginas del documento final, hay que evidenciar voluntad política para, en primer término, cambiar los patrones de producción y consumo, que para muchos ciudadanos del planeta, conocedores de los intereses de por medio, más que un sueño parece una utopía lejana.
Ese egoísmo, que se expresa en la actitud asumida por las naciones desarrolladas para no cumplir con los compromisos contraídos de aportar a las economías más vulnerables para hacer frente a los desafíos de hoy, afecta a República Dominicana y a los vecinos haitianos. De los acuerdos arribados en la “Cumbre sobre Haití, Solidaridad más allá de la Crisis”, realizada en Punta Cana, ¿en qué porcentaje ha cumplido la comunidad internacional? Los acuerdos están en blanco y negro en el libro editado por la Dirección de Prensa de la Presidencia dominicana.
Egoísmo no solo se observa a nivel macro en la negativa de los más ricos para cumplir sus propios compromisos, sino en términos individuales, en la cada vez más socorrida expresión de que “a mí no me importa lo que le pase al otro”.
Esas conductas originan muchos de esos titulares negativos. Hay quienes arguyen que la Humanidad está atravesando por una crisis de civilización. Si una crisis de civilización significa el momento histórico en que un determinado esquema de instituciones socio-económicas, políticas y culturales da muestra de que ha ido empeorando para dar respuesta a las necesidades y aspiraciones de la gente, entonces, esa tesis es convincente para muchos.
Quiero compartir mi visión de la segunda noticia que acaparó los titulares noticiosos: La destitución del presidente Fernando Lugo. No conozco las razones que tendría el vicepresidente Federico Franco, por lo de aquello de que “el corazón de la auyama solo lo conoce el cuchillo”, pero de entrada, creo que fallaron valores esenciales en el ser humano: La lealtad y la solidaridad con su jefe. Ningún político que se respeta hubiese aceptado la manera acelerada y antidemocrática con que fue depuesto su jefe político de la presidencia de Uruguay, solo entendible en la ambición y el egoísmo de quien fácilmente se deja atrapar en estos ambientes políticos.
En esto también hay mucho de falta de identidad cultural. Son pocos los pueblos de América que poseen un concienzudo conocimiento de sus raíces, del porqué de nuestra música, del baile, de los hábitos alimenticios, de las causas de nuestras carencias y virtudes; muchos de los ciudadanos saben poco de su pasado como nación; por qué hay fronteras. Si conociéramos las raíces de nuestra desgraciada pobreza, otro gallo cantaría.
No hay peor lastre para nuestras generaciones que estar afectados por el Alzheimer sobre lo que fuimos y somos, por aquello que dijo George Santayana, el filósofo de origen español, nacido y formado en Estados Unidos donde impartió docencia en Harvard, de que “quien desconoce su pasado está condenado a repetirlo”. Saber quiénes fuimos ayer nos permite conocer lo que somos hoy.
Fuente:Diario Libre

82 AÑOS DESPUÉS,VOLVEMOS CON LAS MISMAS RECETAS KEYNESIANAS VERSUS RECESIÓN


Para volver a leer a Keynes, una entrevista a Robert Skidelsky 

“insensatez” de los países dominantes, criticada por la Unasur el pasado viernes, se da en el marco de un “gran experimento” en política económica del mundo desarrollado. Si la primera reacción al estallido financiero de 2008 fue un acuerdo “keynesiano” del G-20 para evitar una recesión como la del ’30, una vez neutralizado el pánico, los gobiernos centrales se inclinaron con alguna que otra excepción por atacar el déficit con la tradicional receta de recorte del gasto público y aumentos impositivos para aplacar a los mercados financieros (a los que acaban de rescatar). Eminente autoridad en John Maynard Keynes, Lord Robert Skidelsky, profesor enemérito de la Universidad de Warwick y autor de Keynes: The return of the master, cree que los países centrales han hecho un gran laboratorio de ensayo con sus propias economías. “Están poniendo a prueba la teoría keynesiana que sirvió para salir de la debacle de los años ’30. Si la consolidación fiscal es la ruta de la recuperación, deberíamos enterrar a Keynes. 
Si por el contrario, los mercados financieros y los políticos que los obedecen son los “asnos” de los que hablaba Keynes, tendremos que pensar qué hacemos con los mercados para poder volver a gobernar”, señaló Lord Skidelsky a Página/12. –El experimento del que usted habla ya lleva más de un año. ¿Cuál es a su juicio el veredicto hasta el momento? –La apuesta es que el ajuste producirá una recuperación de la producción y del empleo. Esta apuesta se basa en la idea de que la inversión pública y el endeudamiento estatal están limitando la inversión privada. Es decir, si se limita la inversión del sector público se liberarán las fuerzas del sector privado. Esto puede ser cierto cuando hay empleo pleno. No lo es cuando hay una reducción de la demanda como la actual. Si uno basa una política en una teoría tan floja, es muy difícil que funcione. Y por el momento lo que pasa en el Reino Unido, en la mayoría de los países de la Eurozona con un par de excepciones y en EE.UU. ahora que se está agotando el estímulo fiscal, parece confirmar las tesis de Keynes. –El contraargumento es que hoy la teoría keynesiana no funciona igual debido a la globalización de los mercados financieros. –Es cierto que uno tiene que tomar mucho más en cuenta el tema de la confianza porque hoy los gobiernos se endeudan con bancos y entidades financieras extranjeras. Esto impone un condicionamiento. Pero no invalida la teoría keynesiana. Lo que puede suceder es que requiere reacomodarla. Por ejemplo, hoy se necesita mucha más coordinación. Uno de los grandes aciertos que siguieron al estallido financiero de 2008 fue la coordinación entre los gobiernos que llevó a un programa de estímulo conjunto en la reunión del G-20 en 2009. Esto sirvió para estabilizar la actividad económica, pero no para restaurarla a su nivel previo. Ahora que el efecto de este estímulo se está agotando, uno puede ver que, por ejemplo, en la Eurozona, el crecimiento es un 4 por ciento menor de lo que debería ser. –Es paradójico que la respuesta del G-20 haya sido keynesiana y que una vez sorteado lo peor se haya regresado a la austeridad. –Creo que la primera reacción fue una especie de keynesianismo instintivo de políticos que no querían ver una repetición de los años ’30. Pero fue más un salvataje que un programa de recuperación. –En la mayoría de los casos la experiencia de la austeridad es negativa: es evidente en Reino Unido y los países periféricos de la Eurozona. Pero hay excepciones como Alemania y Holanda…. –El secreto de Alemania es que tiene mercados para sus exportaciones en países que están creciendo como China. Uno puede tener la peor política fiscal, pero si sus mercados de exportación están florecientes, la economía puede crecer. –Si efectivamente se prueba que la teoría keynesiana sigue tan vigente como antes, ¿qué se hace con los mercados financieros que para prestar exigen ajustes? –La teoría keynesiana se refiere a la necesidad de mantener el nivel de la demanda agregada consistente con el de la utilización de la capacidad económica. Keynes no dijo nada específico sobre los problemas estructurales macroeconómicos, excepto que no debían perjudicar la demanda agregada. Solo en un capítulo Keynes habla de los mercados financieros diciendo que eran inherentemente volátiles debido a la incertidumbre que tienen. Para Keynes la inversión financiera tiene las leyes del mundo de las apuestas: puede salir bien o no. Hay nuevas teorías que parten de estos conceptos. Por ejemplo, el requisito de incrementar los encajes de los bancos para evitar que se excedan en sus préstamos. Esto se está aplicando lentamente. También la idea de reintroducir la ley Glass Steagall que separa a los bancos comerciales y los de inversión para que los bancos no corran apuestas con el dinero de los ahorristas. Son intentos de estabilizar el sistema. Pero estas medidas son un programa de reforma para evitar una nueva crisis, no para salir de la actual. –En algunos países emergentes, después de las crisis vividas en el pasado, se ha reivindicado la idea del superávit fiscal siempre y cuando no afecte el crecimiento. ¿Es esta la mejor manera de independizarse de los mercados? –Es una póliza de seguro, no cabe duda. Pero no me parece muy eficiente. Lo importante no es tanto tener un superávit fiscal continuo sino tener un presupuesto equilibrado dentro de un ciclo económico. La idea de los Fondos Soberanos es ésa. Acumular fondos durante la época de bonanza económica para poder financiar el crecimiento durante épocas más difíciles. Esto es lo que deberían hacer las economías que basan su riqueza en las materias primas. No tanto tener un superávit fiscal para acumular reservas sino usar la ventaja que puede dar un “commodity” para diversificar la economía.





Marcelo Justo

LA IMPORTANCIA VITAL DE LOS ARBOLES: SIN ELLOS NO SE PODRÍA VIVIR

Los árboles no nos necesitan (Infografía interactiva)

Si se compara la larga lista de las cosas que el hombre recibe del árbol con los pocos cuidados que éste necesita para vivir, se llega fácilmente a la siguiente conclusión: el árbol puede vivir sin nosotros, pero nosotros no podemos vivir sin él.
Se sabe lo clásico: que nos da la madera y el papel. Pero la mayoría ignora que la aspirina –hoy sintetizada en laboratorio- tuvo su origen en el sauce blanco, cuando en 1829 un farmacéutico francés, Pierre-Joseph Leroux, extrajo de él la salicina, su principal componente.

O que el árbol es también un aliado en la lucha contra el cáncer. El taxol (paclitaxel), un anticancerígeno usado en tumores de mama, ovario, pulmón, vejiga, próstata, esófago y también contra el melanoma y el sarcoma de Kaposi, fue creado en 1968 a partir de un compuesto extraído de la corteza del llamado Tejo del Pacífico (Taxus brevifolia), una conífera que crece en la costa noroeste del Pacífico en EEUU.

Existe además otra gran cantidad de remedios naturales que se fabrican a partir de las flores, las hojas, la resina o el látex de los árboles, incluyendo diuréticos, relajantes y vasodilatadores.

En áreas rurales, el árbol combate la erosión de los suelos y sus raíces fijan las orillas de los ríos impidiendo que las corrientes las “devoren”. Contribuye también a evitar inundaciones por la cantidad de agua que retiene.

Actúa como un purificador de la atmósfera porque absorbe grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) y libera el oxígeno necesario para vivir.

Su presencia es por lo tanto vital en las ciudades, en las cuales además regula la temperatura, no sólo por la sombra que da su copa, especialmente en verano, sino porque su “respiración” humedece el ambiente. Compensa así el exceso de cemento urbano que, como se sabe, incrementa el calor. “Gracias a la fotosíntesis, el árbol es nuestro mejor aliado en la lucha contra el calentamiento global”, dice el botánico francés Francis Hallé.

Como refugio de aves, permite que el sonido de su canto compense un poco el barullo de la ciudad. Ruido que, por otra parte, contribuye a amortiguar dado que el árbol es también pantalla anti-decibeles.

Existe una vida subterránea posible gracias al árbol: gusanos y mamíferos viven de sus raíces que también albergan hongos –la codiciada trufa entre otros-, líquenes e insectos. A orillas del río, muchos peces anidan en los recovecos de esas raíces, como los pájaros en sus ramas.

Además, embellece el paisaje, tanto rural como urbano. Sin los árboles, más de una calle exhibiría una triste desnudez, con fachadas grises, carentes de estilo, uniformidad o buen gusto. No siempre es el caso, desde ya: hay ciudades con clase y con arquitectura cuidada. Pero cuando eso falta, no hay mejor remedio que el árbol.

FUENTE   .Publicado por Caalf

¿DIFICULTADES PARA CONSEGUIR UN ASCENSO EN TU TRABAJO?

5 razones por las que no has conseguido un ascenso en tu trabajo

Si existe algo en que muchos de nosotros estamos de acuerdo, es que cada vez que ocupamos un cargo, queremos más. Esto se debe a que creemos ser capaces de tener mayor responsabilidad. Sin embargo, puede pasar mucho tiempo para que esto ocurra, y eso si es que pasa. Entonces vale preguntarse ¿estaré haciendo las cosas bien?
Hacer horas extras, jamás decir que no cuando te encargan una tarea, y adoptar la apariencia de ejecutivo son las acciones que quizás piensas, te harán sumar puntos en tu lugar de trabajo. Sin embargo, y aunque no lo creas, la realidad es totalmente distinta.
Según una publicación de la revista Cosmopolitan estos esfuerzos no siempre intervienen a tu favor: los expertos afirman que ser una empleada perfecta no es la mejor estrategia para lograr un ascenso. La coautora del libro “Encuentra el trabajo de tus sueños”, la coach Carol Ann Rice, advierte que mostrarse siempre dispuesto te hace ver como cualquier empleado, y no como un líder”.
Si quieres llevar tu carrera al próximo nivel y que tus jefes vean en tus capacidades al candidato ideal para un ascenso, tienes que dejar de lado los mitos que sigues, olvida las actitudes obstaculizan tu crecimiento profesional y anímate, que no todo está perdido.
A continuación te dejamos el listado de los errores que estás cometiendo elaborado por el popular magazine:
1.- Estás trabajando demasiado
Se termina la jornada laboral, tus compañeros de oficina apagan sus computadores y se disponen a marchar a sus hogares. Todos menos tú que comienzas a desarrollar una tarea nueva. Esto ya que piensas que trabajar más horas les demuestras a los demás que estás comprometido con lo que haces.
Rice aconseja tener cuidado, pues al asumir las tareas ajenas corres el riesgo de ser visto como un empleado débil, que no posee el suficiente carácter como para imponer ciertos límites. “Si continuamente te quedas hasta tarde, tus jefes pueden creer que no das abasto con tus tareas, por eso es mejor tratar de respetar tu horario laboral”.
Para lograr el ascenso recomienda: Pídeles a quienes tengas a tu cargo ayuda con las labores más fáciles. Cuando delegas responsabilidades estás demostrando cualidades de liderazgo, y así no trabajarás horas extras.
Hay personas que no encargan tareas porque no saben cómo hacerlo o tienen la idea de que si promueven algo así, se les escapará de las manos. “Acaparar todas las tareas (o gran parte de ellas) es un gran obstáculo para tu crecimiento como profesional, ya que no logras formar ni integrar un equipo. Hay que entender que se puede delegar responsabilidades sin perder autoridad”, asegura la psicóloga Andrea Churba, autora del libro “Business Therapy”.
2.- Evitas las charlas
Tus colegas se encuentran en el casino en la hora de colación, hablando sobre el romance del director con su secretaria, mas tú optas por mantenerte al margen de estos chismes porque no consideras que sean propias de un profesional serio. Aunque los expertos aconsejan no hacerse parte de esas rumores, sobre todo cuando involucran la vida personal de los compañeros de trabajo, indican que también hay que ser cuidadoso, pues la distancia puede ser interpretada como antipatía, y tu jefe puede creer que no tienes la capacidad de integrarte a un grupo.
En los espacios laborales, la sinergia es fundamental: cada vez más personas organizan actividades lúdicas, de las que participan todos los empleados, ya que consideran que de esa forma se fortalece el team. O sea: un poco de charla en el pasillo ayuda a crear un clima de camaradería”.
Para lograr el ascenso: Organiza una salida divertida con tus compañeros de trabajo (vayan a un karaoke, por ejemplo) e invita a tu jefe. Eso le demostrará que eres un buen líder, ya que tratas de cohesionar tu grupo.

3.- Nunca cometes errores
Tu trabajo siempre es impecable, nunca has recibido una sola queja, pero aunque parezca una broma, esto no siempre es reconocido. “Los perfeccionistas no suelen estar atentos a la oportunidad de un ascenso. Se encuentran demasiado ocupados revisando detalles de proyectos que no suelen ser importantes”, afirma el coach profesional John Lees, autor del libro “Career Reboot: 24 tips for tough times”.
Para lograr el ascenso el coach recomienda: Divide tu día en tramos de 60 y 80 minutos, destinando una labor distinta a cada uno. Así no dedicarás todo tu tiempo a un mismo tema.
4.- Tu espacio de trabajo siempre está reluciente y ordenado
Si eres de los que ordena alfabéticamente los contactos y todo está perfectamente en tu espacio de trabajo ten cuidado, ya que algo así, según la consultora y autora del libro “New Job, New You”, Alexandra Levit, puede dar a entender a los demás, y a tu jefe sobre todo, que el tiempo te sobra.
Levit recomienda almorzar de vez en cuando en tu escritorio, pues cierto grado de desorden muestra que eres creativo y que te importa más tu trabajo que las cosas superficiales o que eres maniático del orden.
5.- Nunca quedas mal con nadie
Nunca le complicas la vida a nadie y siempre trabajas de manera dócil. Cualquiera diría que en eso no hay problema, pero ser tan simpático no siempre es bueno. La psicóloga y coach profesional, Debra Condren, señala en su libro “Ambition is not a dirty word” que el objetivo de un trabajador no es llegar a ser querido por todos, sino preocuparse por hacer bien su labor.
Para lograr el ascenso recomienda: Ser responsable no es sólo repetir siempre “Sí, yo lo hago”, sino también saber cuándo debes decir “no”. En ese caso tienes que presentar una solución alternativa. “Si no puedes hacer el trabajo que te encargan, acláralo” y luego busca una fórmula para que esa tarea se realice. ¿Sabías que un “sí” que no se cumple o un “no” avisado demasiado tarde genera el enojo de tu jefe?


Fuente:Publicado por Caalf

LOS ALEMANES CON EL GRITO AL CIELO POR EL ALTO COSTO DE LA GASOLINA


RT Actualidad / Economía 


Precios de la gasolina, una piedra en el zapato de los alemanes

A pesar de la posición financiera estable del país, hay problemas como los altos costes del petróleo.   Alemania es el país de las autopistas que nunca parecen tener fin. La tierra donde la velocidad, en muchos casos, no tiene límites. El país es un paraíso para sus conductores, pero actualmente no para sus bolsillos. “La gasolina está carísima y ahora no tenemos tanto dinero”, se quejan los automovilistas. “Sin embargo, creo que las grandes compañías petroleras están obteniendo enormes beneficios”. Tan solo los primeros meses de este 2012, el litro de gasolina en Alemania ha subido más del 10%. Un encarecimiento que ha provocado situaciones inéditas. “Dos semanas atrás, yendo hacia Hamburgo, a un camionero le sacaron la gasolina del depósito. Él se dio cuenta, es más, se enfrentó a los ladrones, pero le dieron una paliza”, dice Joerg, un camionero alemán. Al final, los atracadores se pueden llevar 1.500 euros en gasolina. Una parte de la población también responsabiliza al Estado por el elevado precio de los carburantes, ya que este cobra sus porcentajes gracias a los impuestos. Justo antes de Semana Santa, la gasolina tocaba su techo: un litro costaba 1 euro y 70 centavos. Los precios de los carburantes en Alemania son uno de los más altos en Europa, y dada la compleja situación el Gobierno de Angela Merkel se ha visto obligado a crear una institución para poner fin al incremento desenfrenado de los precios de la gasolina. Desde hace unos meses, el coste de los carburantes se había convertido en una auténtica montaña rusa. Por eso, el Ejecutivo germano ha impuesto recientemente que las casi 15.000 empresas que proveen carburantes a las gasolineras deben informar de sus subidas y bajadas. Pero el precio del crudo no solo depende de los impuestos y de las compañías petroleras, sino que también se ve afectado por la estabilidad política de los países exportadores. “Lo que afecta al precio del petróleo es la situación volátil que existe en Oriente Medio, sobre todo en Irán”, explica Christoph Hoerstel, consultor del Gobierno y de empresas privadas. “Tenemos barcos rodeando el país, las amenazas de guerra de Israel y también las de Estados Unidos”. Hasta el momento, Alemania no se ha visto inmersa en la crisis económica que viven muchos países de Europa, pero el precio de la gasolina comienza a ser una piedra en el zapato de sus conductores. Muchos de ellos ya se están apretando el cinturón porque llegan las vacaciones de verano y, con ellas, más incertidumbre sobre los precios. 

HITLER ANALIZADO DESDE EL CONTEXTO HISTÓRICO DE SU EPOCA

HITLER, LIDER CARISMATICO

ENVIADO POR JPC
1. Introducción 
2. Contexto histórico de Alemania 1918-1940 
3. Hitler al poder 
4. El liderazgo de Hitler- Conceptos teóricos acerca de líder 
5. La propaganda nazi 
6. Bibliografía. 

INTRODUCCIÓN 
En nuestra monografía el objetivo es poder ver el proceso político-ideológico llevado a cabo por Adolf Hitler durante las décadas del 30″ y principios de la del 40″ en Alemania. Nuestra hipótesis se basa en demostrar como Hitler apelando al sentimiento, al orgullo y al patriotismo del ser alemán pudo “despertar” y liderar al pueblo alemán a través de la propaganda y la manipulación, (estas muy relacionadas entre sí) una vez instalado en el poder. A través de métodos como éstos pudo llevar a la multitud a creer en él como el salvador que todos esperaban. 
Es un tema de muchísima importancia, ya que trajo consecuencias muy significantes a nivel mundial, sobre todo en Europa .Nuestro tema a tratar responde a la relación socio-política de toda una población
Además se recuerda y se sostiene latente para que no vuelva a ocurrir. 
Nuestro marco teórico es sustentado por el mismo Hitler en su propiolibro Mi Lucha, por autores como Johnson, Eric A., Ian Kershaw, Cothar Machtan, entre otros. También como material extra se usará, como por ejemplo, documentales, revistas y artículos periodísticos. 
La metodología de investigación que utilizaremos es la del método hipotético deductivo. La monografía fue dividida en cuatro capítulos de tal manera que se vaya ubicando en tiempo y espacio, relacionando y entendiendo la problemática planteada. 
En el capítulo I analizaremos el contexto social, político y económico en que se encontraba Alemania a partir de 1918, su situación local e internacional, además de ubicar especialmente a Adolf Hitler en ese tiempo y espacio ya que nos permitirá dar un panorama general de la problemática. 
En el capítulo II trabajaremos sus inicios en la política, como se va perfilando para la llegada al poder y como finalmente consigue llegar a ser el Führer del III Reich. 
Más adelante en el capítulo III analizaremos las características de su liderazgo y sus rol de líder carismático, también expondremos conceptos teóricos del liderazgo y todo lo que tiene que ver la relación con las masas o grupos
Y por último en el capítulo IV veremos el rol que cumple la propaganda política lanzada por Hitler que estaría íntimamente relacionada con la manipulación a la sociedad alemana para despertar así una mayor convocatoria y poder aplicar suspolíticas
En el final del trabajo monográfico expresaremos algunas conclusiones que sacamos a lo largo del mismo. 
CAPÍTULO I 
Contexto histórico de Alemania 1919 – 1940 
En este primer capítulo expondremos un panorama general de la situación de Alemania después de terminada la PrimeraGuerra Mundial, en qué posición sale de la misma, su situación política y económica. 
El surgimiento del régimen político autoritario en Alemania fue el resultado de una crisis general que se manifestó en todos los aspectos de la vida social, después de la Primera Guerra Mundial. Ante la incapacidad para resolver los problemas que se planteaban se “propuso” una salida que beneficiara al pueblo alemán. 
Alemania antes de la Primera Guerra Mundial había sido una gran potencia europea, compartiendo con Francia y Gran Bretaña espacios de influencia mundial. Junto con EE.UU. eran los países con mayor desarrollo industrial. Su industria era controlada por el Estado y se desarrollaba en sectores como la electricidad, la química, la metalúrgica, etc. Aplicaba barreras aduaneras proteccionistas, para cuidar su mercado interno. 
En Europa existía una rivalidad entre las potencias imperialistas, las cuales con sus colonias dominadas se repartían más de la mitad del planeta. A partir de algunos conflictos anteriores, el creciente poder y las alianzas entre los estados se desencadenó la I Guerra Mundial, en la que participarían Alemania, Francia, el Imperio Británico, el Imperio Ruso, Austria-Hungría e Italia, entre otras potencias. 
“La Gran Guerra también se desarrollo en el mar, con barcos y submarinos, una innovación bélica que generó transformaciones decisivas para su desenlace.”[1] Alemania tenía una flota importante, pero no tanto como sí la teníaInglaterra
Los alemanes desarrollaron un gran arma para utilizar en el mar: los submarinos y por esto mismo declaró la guerra del mar, cualquier buque sea neutral o este alineado con alguno de los países participantes, iba a ser destruido si se acercaba a las aguas de los aliados para abastecerlos. 
Frente a esta medida tomada por parte de Alemania, Estados Unidos se veía muy perjudicado, ya que era el máximo proveedor de los aliados en aquellos tiempos de guerra. Hasta ese momento se mantenía neutral desde los primeros tres años de la guerra, no participaba de los enfrentamientos militares; y sí lo hacía de una manera indirecta aprovechando la situación de guerra para abastecer a los países aliados vendiendo armasalimentos, otorgando prestamos, etc. que participaban de la misma. 
El proceso político-ideológico llevado a cabo por Adolf Hitler durante las décadas del 30″ y principios de la del 40″ en Alemania. Nuestra hipótesis se basa en demostrar como Hitler apelando al sentimiento, al orgullo y al patriotismo del ser alemán pudo “despertar” y liderar al pueblo alemán a través de la propaganda y la manipulación, (estas muy relacionadas entre sí) una vez instalado en el poder. A través de métodos como éstos pudo llevar a la multitud a creer en él como el salvador que todos esperaban. 
Es un tema de muchísima importancia, ya que trajo consecuencias muy significantes a nivel mundial, sobre todo enEuropa .Nuestro tema a tratar responde a la relación socio-política de toda una población
Además se recuerda y se sostiene latente para que no vuelva a ocurrir. 
Nuestro marco teórico es sustentado por el mismo Hitler en su propio libro Mi Lucha, por autores como Johnson, Eric A., Ian Kershaw, Cothar Machtan, entre otros. También como material extra se usará, como por ejemplo, documentales, revistas y artículos periodísticos. 
La metodología de investigación que utilizaremos es la del método hipotético deductivo. La monografía fue dividida en cuatro capítulos de tal manera que se vaya ubicando en tiempo y espacio, relacionando y entendiendo la problemática planteada. 
En el capítulo I analizaremos el contexto social, político y económico en que se encontraba Alemania a partir de 1918, su situación local e internacional, además de ubicar especialmente a Adolf Hitler en ese tiempo y espacio ya que nos permitirá dar un panorama general de la problemática. 
En el capítulo II trabajaremos sus inicios en la política, como se va perfilando para la llegada al poder y como finalmente consigue llegar a ser elFührer del III Reich. 
Más adelante en el capítulo III analizaremos las características de su liderazgo y sus rol de líder carismático, también expondremos conceptos teóricos del liderazgo y todo lo que tiene que ver la relación con las masas o grupos
Y por último en el capítulo IV veremos el rol que cumple la propaganda política lanzada por Hitler que estaría íntimamente relacionada con la manipulación a la sociedad alemana para despertar así una mayor convocatoria y poder aplicar suspolíticas
En el final del trabajo monográfico expresaremos algunas conclusiones que sacamos a lo largo del mismo. 
CAPÍTULO I 
Contexto histórico de Alemania 1919 – 1940 
En este primer capítulo expondremos un panorama general de la situación de Alemania después de terminada la PrimeraGuerra Mundial, en qué posición sale de la misma, su situación política y económica. 
El surgimiento del régimen político autoritario en Alemania fue el resultado de una crisis general que se manifestó en todos los aspectos de la vida social, después de la Primera Guerra Mundial. Ante la incapacidad para resolver los problemas que se planteaban se “propuso” una salida que beneficiara al pueblo alemán. 
Alemania antes de la Primera Guerra Mundial había sido una gran potencia europea, compartiendo con Francia y Gran Bretaña espacios de influencia mundial. Junto con EE.UU. eran los países con mayor desarrollo industrial. Su industria era controlada por el Estado y se desarrollaba en sectores como la electricidad, la química, la metalúrgica, etc. Aplicaba barreras aduaneras proteccionistas, para cuidar su mercado interno. 
En Europa existía una rivalidad entre las potencias imperialistas, las cuales con sus colonias dominadas se repartían más de la mitad del planeta. A partir de algunos conflictos anteriores, el creciente poder y las alianzas entre los estados se desencadenó la I Guerra Mundial, en la que participarían Alemania, Francia, el Imperio Británico, el Imperio Ruso, Austria-Hungría e Italia, entre otras potencias. 
“La Gran Guerra también se desarrollo en el mar, con barcos y submarinos, una innovación bélica que generó transformaciones decisivas para su desenlace.”[1] Alemania tenía una flota importante, pero no tanto como sí la teníaInglaterra
Los alemanes desarrollaron un gran arma para utilizar en el mar: los submarinos y por esto mismo declaró la guerra del mar, cualquier buque sea neutral o este alineado con alguno de los países participantes, iba a ser destruido si se acercaba a las aguas de los aliados para abastecerlos. 
Frente a esta medida tomada por parte de Alemania, Estados Unidos se veía muy perjudicado, ya que era el máximo proveedor de los aliados en aquellos tiempos de guerra. Hasta ese momento se mantenía neutral desde los primeros tres años de la guerra, no participaba de los enfrentamientos militares; y sí lo hacía de una manera indirecta aprovechando la situación de guerra para abastecer a los países aliados vendiendo armasalimentos, otorgando prestamos, etc. que participaban de la misma. 
Con este panorama Alemania quería empezar a hacerse dueño de las aguas, tanto de los mares como el Mar del Norte, el Mar Báltico como de los océanos Atlántico y Pacífico. En especial la situación que hubiese submarinos alemanes en el Atlántico molestaba a Estados Unidos, ya que interfería el mercado con Gran Bretaña, (además de del despliegue de naves guerreras de los aliados). Es en este momento donde Estados Unidos empieza a perder su neutralidad. 
El 7 de mayo de 1915 se provoca el hundimiento del “Lusitana”, por parte de un submarino alemán, provocando la muertede cientos de pasajeros, de los cuales 128 eran estadounidenses. Este barco fue confundido con un transporte de tropas aliadas y fue derribado. Esta situación produjo un malestar a la sociedad estadounidense, lo que llevo a que el 6 de abril de 1917 Estados Unidos entrara en guerra con los Imperios Centrales. La intervención de este país, que venía creciendo enormemente, beneficiado por la guerra, marcó un punto de inflexión en la contienda. Estados Unidos envía un millón y medio de soldados de su país a Europa
Alemania frente a esta situación no se daba por vencida. Avanzaba en el frente occidental, y al poco tiempo fue detenida por tropas francesas y norteamericanas. 
Luego los aliados empezaron a recuperar territorios, con una serie de sucesivas victorias y finalmente derrotaron a los alemanes en el frente occidental en 1918. 
En noviembre de 1918 se desarrolla una revolución en Alemania, se dio el cambio desde la monarquía del Reich Alemán a una república pluralista, parlamentaria y democrática. 
El 18 de enero de 1919 en París se juntaron mandatarios de FranciaInglaterra y los Estados Unidos (las potencias triunfantes) para establecer la paz. El resultado de esta reunión fue un programa de 14 puntos elaborados por el presidente de EE.UU., Woondor Wilson. 
“El programa establecía entre algunos de los puntos los convenios públicos, abolición de la diplomacia secreta, la libre navegación de los mares, remoción de las barreras económicas internacionales, ajuste imparcial por las demandas por colonias, autonomía para los pueblos de Austria-Hungría, autonomía para las poblaciones de Turquía y los Estrechos, reconocimiento de la independencia política y creación de una Liga de Naciones, entre otros.”[2] 
Estas series de pautas formaron el Tratado de Versalles. Mediante este acuerdo Alemania quedaba como única culpable y responsable de la guerra y así debía pagar todas las reparaciones. Perdió sus colonias, se vio obligado a reducir y desmilitarizar el ejército en todo su territorio. También tuvo que restituir los territorios ocupados durante la guerra y devolver Alsacia y Lorena, las que le ocuparon a Francia desde 1870. 
“Los abusos del Tratado de Versalles pesan como una losa en el orgullo colectivo alemán, eso generará un deseo revanchista frente a Francia por haber arrebatado Alsacia y Lorena y haber humillado continuamente a Alemania, este sentimiento era muy popular y con él Hitler hará vibrar a las masas.”[3] 
También económicamente sale muy perjudicada perdiendo bienes materiales y territorios que le otorgaban recursosmateriales, mano de obras y mercados. Poseía una deuda de guerra de 33 mil millones de dólares. Alemania se encontraba frente a una situación delicada e irreversible. La intervención de Estados Unidos y la consiguiente derrota de la guerra daban lugar a la búsqueda de alguna escapatoria. 
El 11 de agosto de 1919 se forma la nueva Constitución de la República de Weimar, es nombrado presidente de la misma F. Ebert junto a un Parlamento bicameral (el Reichstag y el Reichsrat) como máximos dirigentes elegidos por sufragiouniversal. Es un intento de consolidar la república, apoyados por el Partido Socialdemócrata, el Partido Demócrata Alemán y el Partido de Centro Católico, aunque también existía algún apoyo por parte del ejército. Los opositores a la formación de una República por su parte eran otros sectores obreros revolucionarios que pertenecían a la Liga Espartaquista, que intentaron tomar el control de la situación pero fueron detenidos por el ejército. A pesar de los intentos por conseguir una estabilidad no se pudo consolidar. “La República de Weimar no contaba con el apoyo de los sectores más poderosos de la burguesía industrial porque sus intereses estaban siendo afectados por los representantes en el gobierno de los obreros que exigían las reformas en el sector, esta es una causa de su inestabilidad. También lo que sucedía era que este gobierno aceptaba al pie de la letra las condiciones impuestas en el Tratado de Versalles, cuando la población se oponía a los acuerdos y tenía aun un espíritu de revanchismo y de rencor. 
Por esto Hitler se adhería a los industriales, ya que estos estaban descontentos por las pérdidas territoriales ocasionadas por la firma de Versalles.”[4] 
La crisis se fue profundizando, el gobierno fue cada vez obteniendo menor cantidad de votos, Alemania seguía padeciendo las consecuencias de la guerra, profundizando también la crisis económica con una hiperinflación que era insostenible. Así la República se desestabilizó. 
Ante la problemática que se plateaba comenzaron a resurgir movimientos nacionalistas, usando como propaganda y reivindicamiento el orgullo del pueblo alemán y la unión del mismo para resurgir como potencia. Comenzaron con elpensamiento de echar culpas a sectores específicos de la sociedad, principalmente judíos y marxistas y liberales, buscar los culpables de la situación que atravesaba el país. 
Hitler pertenecía a uno de estos grupos con este pensamiento. Pertenecía al Partido Obrero Nacionalsocialista Alemán. Pero en su intento de tomar el poder fracasó y marchó a prisión. 
“En su prisión Hitler era tratado con honores. Tenía una habitación para él solo. Convocó a Hess y empezó a dictarle sulibro: Mi Lucha.”[5] 
Primero se lo condenó a 5 años de prisión. Nueve meses después, el 20 de diciembre, Hitler fue excarcelado y en libertadpodía continuar con su lucha. 
En el próximo capítulo veremos como Hitler llega al poder y comienza a gobernar con su ideología
Llegamos a la conclusión de que Alemania llegó muy débil después de la Gran Guerra y se veía imposibilitada de resurgir frente a esta situación. Ahora tenía que pagar las consecuencias y cumplir con los tratados de paz, que le otorgaban el título de única responsable. Hitler aprovechando un poco esta situación se metía en un movimiento que buscaba un revanchismo. Se quería buscar un cambio y la República de Weimar no lo consiguió, ahora se tenía que buscar otra escapatoria y Hitler lo conseguiría. 

CAPÍTULO II 
Hitler al poder 
En este capítulo veremos cómo se va formando el partido al que Hitler se adhiere, la iniciación del mismo, su composición y cómo va ascendiendo, conquistando cada vez más seguidores fieles hasta llegar al poder. 
Después de la guerra, en la cual Hitler no participó militarmente, ingresa al PDA (Partido Obrero Alemán) lo que será mas tarde el Partido Nazi. En febrero de 1920 fue elaborado un programa de 25 puntos, donde se destacan por ejemplo la revisión y rechazo del Tratado de Versalles, principalmente la unión de Alemania y Austria, ya que querían una gran Alemania con suelo suficiente para el pueblo germano (según Hitler Alemania necesitaba expandir sus fronteras para atenuar su crecimiento demográfico y potenciar su desarrollo económico); la declaración de racismo antisemita (el cual decía que solo se considera ciudadano alemán quien lleve en sus venas sangre alemana y que el judío no la tiene); la limitaciones en torno a la libertad de prensa y del arte, entre otros. Aquí ya se va viendo el principio totalitario de subordinación de religión, creencias, información, creación artística, a los intereses del Estado
Unos meses más tarde el DAP atrajo a otros pequeños partidos nacionalistas y pasó a llamarse Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores, abreviado, Partido Nazi. 
“Hitler no demoró en tomar la dirección del partido, imponiendo sus dotes de orador y organizador.”[6] 
Unos años después ya era el presidente y tenía una especie de secretaría de prensa (el Völkischer Beobatcher). Además se junto con algunos de los héroes de la guerra como Goering y Ludendorff, y preparó un golpe de estado, conocido como el “putsch de la cervecería” el 9 de noviembre de 1923. También se realizó una movilización en Berlín, como la “Marcha sobre Roma” de Mussolini. Era una oportunidad para trasmitir su discurso de revanchismo, que era lo que la sociedad alemana quería escuchar. Pero el intento de subirse al poder fracasó y los organizadores fueron procesados y llevados a prisión. 
Hitler trató de justificarse con su ideología pero no se le retiraron los cargos, aunque su exposición le sirvió como propaganda. Entonces marchó a la cárcel. 
Ya en prisión Hitler empieza a definir su futuro. Piensa en formar un partido de masas, ya que en su intento de tomar el poder fracasó y ahora lo tendría que hacer de forma legítima, lo haría mediante la propaganda y la prensa especialmente (esto lo desarrollaremos más tarde) buscando más seguidores. 
En la cárcel escribe su libro llamado Mi Lucha (Mein Kampf), que en realidad no lo escribe él, sino se lo dicta a E. Maurice Y Rudolf Hess. En ese texto se encuentra sus ideales y especialmente su odio a los judíos, además de la falsa idea de superioridad de razas. Su odio a los judíos derivaba de su pensamiento que lo que une, es siempre un enemigo externo, o mejor todavía, insertado en la misma sociedad. 
“Al combatir a los judíos cumplo la tarea del Señor.”[7] 
Pero este pensamiento no era nuevo. En Europa ya había existido el antisemitismo desde hacía siglos, con la aparición del cristianismo (nacido del judaísmo). 
Con respecto al antisemitismo, ésta era su principal ideología. Hace referencia a las actitudes en contra del pueblo judío, que era excluido de la sociedad, discriminado y con el paso del tiempo exterminado. Ya desde la Edad Mediaregularmente fueron perseguidos, con mayor o menor intensidad, como dijimos. 
Eran el enemigo principal, el culpable de todos los males de Alemania. A los judíos se los excluía de diferentes maneras, por ejemplo cerrando sus comercios, siendo perseguidos o torturados, marcándolos con símbolos que los identificaban frente al resto, concurriendo los niños a escuelas solo para judíos, etc. 
También el plan de exterminio se llevo adelante en los campos de concentración, donde era “detenidos”, torturados y asesinados los judíos. Seis millones de judíos aproximadamente fueron asesinados en estos campos de concentración durante el Nazismo
En mayo de 1926 se aprueban los estatutos del partido, lo que reforzaba a la organización. También formó unaorganización militar, con fuerzas paramilitares como las SA (tropas de asalto, una organización paramilitar del NSDAP que llevaban uniforme de pantalones y camisas pardas con la cruz gamada en el brazalete, era el ejercito conocido como “las camisas pardas”), dirigidas por Röhm, y más adelante las SS, una organización militar y de seguridad del Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores y que también seria una guardia personal para Hitler. 
Hitler le adhirió un símbolo a su partido. Se trata de la cruz gamada, un símbolo que serviría para identificarse y sentirse parte del partido. Fue estampado en los brazaletes de los uniformes y colocado en las banderas de cualquier ceremonia. 
El partido nazi estaba formado para 1920 por artesanos (21%) trabajadores (19%), empresarios (16%), empleados (13%), entre otros. 
Para 1930 el 26% eran trabajadores, el 24% empleados, el 19% empresarios, entre otros. 
Ya en 1933 el 32% eran trabajadores, el 21% empleados, 17% empresarios y 12% profesores. 
El aumento de afiliados al partido fue en 1922 de 6.000 adheridos, en 1926 eran 45.000 los miembros, en 1929 trepaban los 178.000, en 1932 eran un 1.500.000 seguidores. 
Estos números en parte se deben a las creación de la Liga Nazi de Estudiantes y las Juventudes Hitlerianas, que eransistemas de adiestramiento para los jóvenes alemanes con el fin de otorgarles un entrenamiento militar y desarrollar su entendimiento y obediencia a la ideología nazi. 
Para ellos eran claves los jóvenes, porque eran el futuro y este partido estaba pensado para el futuro. 
“Quien tiene la juventud, tiene el futuro.”[8] 
En las elecciones de mayo de 1928 los nazis tan solo obtuvieron 12 puestos en el Parlamento, por lo que la izquierda alcanzaba un claro triunfo. Meses más tarde se producía el crack financiero de la Bolsa de Nueva York. La crisis económica y social dio oxígeno a los nazis. 
La crisis del “29 fue decisiva en la asunción al poder, ya que con los efectos de esta crisis se buscaba una salida efectiva y se optó por el nazismo. Algunos historiadores consideran que sin la crisis del `29 el Partido Nazi se hubiera visto imposibilitado de acceder al poder. 
Crecía el número de desocupados antes de la crisis y por lo tanto se podía ver que la República estaba debilitada. 
Había un clima de desesperación y los desocupados llegaban a los millones. Eran masas desesperadas tratando de sobrevivir. Las principales causas de su debilidad eran la frágil base política que poseía y la obligación de pagar las indemnizaciones a los vencedores de la Gran Guerra. 
En las elecciones de 1930 el Partido Nacionalsocialista obtuvo 107 diputados que representaban a casi 6,5 millones de votos (18% del electorado), lo que significaba su primer gran éxito en sus experiencias en elecciones. Frente a ellos, 4,5 millones votaron a los comunistas que situaron 77 diputados en el Parlamento. La polarización de la vida política alemana era ya un hecho. 
La imposibilidad de formar un gobierno estable llevó a la convocación de otras elecciones, serían en julio de 1932. Los resultados fueron aún más alentadores para los 
Nazis, porque el Partido consiguió 230 diputados, alcanzando la mayoría (no absoluta) del Parlamento. 
El nazismo ya era la segunda fuerza política, desplazando a otros demás partidos de extrema derecha que ocuparon su lugar históricamente. 
El presidente Hindenburg se oponía a nombrar jefe de gobierno a Hitler, por lo tanto forzó a una nueva convocatoria electoral. En esta los nazis obtuvieron 196 diputados y el presidente de la República nombró canciller a Hitler y le encargó la formación de un gobierno. 
El nuevo gabinete se formó como una asociación de partidos de centro-derecha, con el apoyo de las fuerzas armadas (Von Papen, Hugenberg, Blomberg, etc.). La razón de esa asociación radicó en que el Partido Nazi carecía de mayoría suficiente para gobernar en solitario 
Hitler entonces formaba un gobierno con solo dos ministros de su partido: Frick y Goering. 
Tras formar su gobierno, Hitler convocó nuevos comicios. Pero unos días antes de su celebración, el edificio del Parlamento alemán, (el Reichstag), fue objeto de un intencionado incendio que lo destruyó en febrero de 1933. 
Hitler aprovechó la ocasión para responsabilizar del hecho a los opositores, comunistas y socialistas, por lo que, mediante un decreto para la protección del pueblo y el Estado, promulgó una serie de medidas de excepción que terminaron con la libertad de opinión, prensa y asociación, poniendo fuera de la ley a la mayor parte de la oposición. 
En un ambiente de amenazas se celebraron los comicios en marzo de 1933. éstos dieron la mayoría (44 %, 288 diputados) al NSDAP. Hitler, una vez excluidos los comunistas, forzó al Parlamento a que le concediese poderes especiales durante 4 años. 
A partir de este momento Hitler comenzará a conseguir el mayor control y empezar a concretar sus ideales, aplicando la propaganda, la censura, y otros mecanismos de control que veremos en los próximos capítulos. 
Durante este capítulo vimos cómo el Partido Nazi fue trepando hasta llegar al poder, a medida que pasaban los días y no se encontraba una solución a la crisis general en la Alemania de la post guerra, iba adhiriendo afiliados que esperanzados buscaban una solución a lo que acontecía. Entonces Hitler en su partido apelaba al revanchismo y a plantear una posible salida. Con su llegada al poder logró que le otorgaran la posibilidad de gobernar como quiera, sin ningún tipo de trabas. 
CAPÍTULO III 
El liderazgo de Hitler – Conceptos teóricos acerca del líder 
En este capítulo desarrollaremos las características del liderazgo de Hitler, los distintos mecanismos de control, laspolíticas llevadas a cabo para lograr “conducir” al pueblo y como se desenvolvía frente a las masas en sus actos, ceremonias, discursos, etc. Veremos cómo es la relación líder-pueblo, la característica de líder carismático o el “Mesías” que venía a salvarlos, entre otros puntos importantes. 
También analizaremos algunos conceptos de líder carismático de Max Weber, los distintos líderes y su función y relación con la sociedad. 
El liderazgo no se basa solamente en las características de quien manda, que es una parte del concepto, también comprende a la sociedad en masa (los que van a ser gobernados), lo que hace posible la relación. Por eso se debe tener en cuenta las dos partes. 
Al líder lo hacen, en gran medida, sus seguidores, que esperan por sus condicionamientos sociales alguna figura de este tipo.[9] 
Se habla de condicionamientos sociales en la frase citada, ya que de algún modo, la sociedad está predispuesta a la somatización a un líder: ante la demanda inmediata de este, por todos los problemas de la sociedad, las crisis, etc., es necesario que alguien ocupe ese lugar. 
En este sentido Adolf Hitler fue pionero, él fue el que ocupó, luego de unos años de ascensos políticos con su Partido Nazi, ese lugar. 
Para ocupar ese lugar se necesitaba principalmente de características personales capaces de conquistar y manipular a la población para lograr su adhesión, (y Hitler las tendría); y un aparato propagandístico, que fue vital en para implementar esta ideología, aunque de esto hablaremos mas adelante, en el próximo capítulo. 
Hitler se aferraba a los sentimientos nacionalistas para crear un vínculo que lo llevase a unificar la nación y liderar. Para esto en sus discursos hablaba de una pureza racial para dar sentimientos de pertenencia comunitaria y orgullo nacional, se buscaba un enemigo para echar todas las culpas (esto ya desarrollado en capítulos anteriores). 
Las masas no tienen la capacidad de juicio o razonamiento normalmente atribuible al individuo, sino que se dejan manejar inconscientemente dentro de una especie de voluntad general de sabor roussoniano pero absolutamente negativa; así que quien sepa excitar sus emociones y dirigir sus acciones será definitivamente su patrón. [10] 
El líder para lograr el vínculo con el pueblo crea un espacio de identificación con la nación, un vínculo mediante la historia, las creencias comunes, costumbres comunes, lo que sería el imaginario colectivo, desde ese lugar operaba la creación de un espacio para actuar. 
También se basa en el pasado para poder construir el futuro que planea. Tiene la habilidad de convencer al pueblo de lo sucedido en la Primera Guerra, en el aspecto moral, como se faltó el respeto al orgullo nacional y al ser alemán. También convence y se apoya en sus dos enemigos: los judíos y los vencedores de la guerra. 
“Debía su poder a dos habilidades sobresalientes. La capacidad retórica y el talento teatral. Hitler era capaz de hablar durante horas con el fin de manipular los sentimientos de los demás. (…) El teatro y la oratoria eran las mejores armas de Hitler. Las apariciones públicas se caracterizaban por una marcada fantasía teatral, poseía un sexto sentido para intuir la situación anímica, las necesidades emocionales de su auditorio y lo que este esperaba., y casi siempre sabía dar con el tono mas adecuado.” [11] 
También además de toda la dramatización en sus discursos y apariciones públicas poseía atributos clásicos de los políticos. Se lo caracterizaba por evaluar de antemano las situaciones y saber cuáles eran sus puntos débiles. 
Los discursos públicos constituyeron el vínculo con la población. 
Todo estaba controlado: la preparación de los discursos, la forma de gesticular y moverse y el tono de voz: el de Hitler estaba sobre las 228 vibraciones por segundo, mientras que las de una voz alterada son más o menos 200. Aunque su talento era innegable, los años de aprendizaje recorriendo los pueblos alemanes fueron fundamentales para perfeccionar su técnica oratoria[12] 
Con respecto a la población, se escenificaban muestras generalizadas de lealtad al nuevo gobierno en casi todos los pueblos y ciudades alemanas. Y cuando el Führer cumplía años (el “Día de Hitler”) se llenaban las calles de banderas y guirnaldas, incluso en los pequeños pueblos. 
En las ceremonias su coche circulaba lentamente por los barrios durante más de una hora, en medio de aclamaciones de la multitud amontonada al borde de las calles. Además se inculcó un ritual para saludar con el brazo en alto y gritando “Heil Hitler” convirtiéndose mas tarde en obligatorio (aunque ya lo era para los funcionarios del partido), y no usarlo era una señal clara de disconformidad política, ni siquiera una discapacidad física era una excusa, hasta este punto llegaba el control. 
Los festejos y algunos cultos eran una manera de retribuir lo que estaba haciendo por Alemania y todo lo que decía que haría. A medida que pasaban los años a Hitler lo iban nombrando con distintos apodos: “Combatiente por la unidad alemana y su creador”, “Estadista y arquitecto del nuevo Reich”, “Líder supremo de la nación”, entre otros. 
Para entender mejor las dinámicas de una colectividad, hay que moverse según unas coordenadas espacio-temporales. La coordenada espacial indica el sector social, con sus determinaciones económicas, sus hábitos y mentalidades (…), la coordenada temporal marca el momento histórico y los efectos generacionales, porque un chico de 18 no reacciona de la forma que un hombre de 50.[13] 
Esto se necesitaba para que el liderazgo se desarrolle todos los sectores de la sociedad y en cualquier generación. 
También se habla de un cierto carisma, es decir, un líder carismático capaz de llevar al frente un proceso con el objetivode implementar una ideología. 
Sobre estos conceptos trabajó Max Weber, que define a líder carismático como “el liderazgo que descansa sobre una dedicación excepcional a la santidad, el heroísmo o sobre el carácter ejemplar de una persona individual, y sobre patrones normativos o sobre ordenes reveladas u ordenados por él”. Weber define carisma como “cierta calidad de una personalidadindividual en virtud de la cual es colocada aparte de los hombres ordinarios y que se le asume dotada con energías o calidades supernaturales, sobrehumanas, o por lo menos específicamente excepcionales. Estas cualidades por ejemplo no son accesibles a las personas ordinarias, pero están referidas como de origen divino o como ejemplar, y sobre la base de ello los individuos en cuestión son tratados como líderes (…). Como esta calidad en cuestión podría ser juzgada en última instancia desde un punto de vista ético, estético, es naturalmente indiferente para propósitos de su definición”. 
El tipo de dominación carismática no implica que tenga éxito. 
Weber también da tres tipos de ideales de liderazgo, de dominación y de autoridad
1- Dominación carismática 
2- Dominación feudal / tradicional 
3- Dominación legal / burocrática 
Hiler se sitúa en el tipo de dominación carismática. 
También se habla de un líder que lo llaman Mesías o el Salvador, se refiere a la llegada de un líder para sacar a delante a sus seguidores. 
El Mesías nace de una exigencia social y política de resolución de una crisis, es decir, que aunque los medios pueden ser violentos por razones contingentes, se anhela su llegada y se toleran las primeras consecuencias nocivas en espera de que se ponga su verdadero traje de paisano; nos encontramos otra vez con aquella percepción de crisis, es decir, de lo extraordinario que era el contexto, que fue un factor muy considerado también en el pensamiento de Weber.[14] 
En este capítulo llegamos a la conclusión que Hitler fue el que ocupó, luego de unos años de ascensos políticos con su Partido Nazi, el lugar de líder carismático y en primeras instancias el del Mesías que todos esperaban frente a la crisis de Alemania. 
Con toda la crisis y tensiones que implicó la pérdida de la Gran Guerra, las condiciones impuestas del Tratado de Versalles y la crisis del 29, planeó llegar a ser ese líder o “salvador” que toda Alemania quería y necesitaba para salir de aquella situación, aunque después de un crecimiento, con sus políticas de autoritario fue perdiendo seguidores. 
También concluimos que su manera de hablar en sus discursos, las cultos que se hacían, el despliegue en las ceremonias y cumpleaños de él mismo, detrás de todo esto había una manipulación y un control para llevar a cabo su ideología. Esto se verá más aún en el próximo capítulo en el cual desarrollaremos la propaganda política y la censura. 

CAPÍTULO IV 
La propaganda nazi 
En este último capítulo veremos las distintas maneras de hacer propaganda política en el nazismo, ejemplos de distintos tipos en los distintos medios. Además desarrollaremos los mecanismos de censura y el exilio de reconocidos escritores y artistas que no pudieron convivir con el régimen porque eran perseguidos. 
Existía todo tipo de propaganda política y censura con el nazismo en el poder. Se buscada un orden y una “nazificación” de los alemanes. 
“La propaganda política es uno de los fenómenos dominantes en la primera mitad del siglo XX. Sin ellas serían inconcebibles las grandes conmociones de nuestra época. Fue en gran parte gracias a ella que Hitler debió sus victorias desde la toma del poder hasta la invasión del 40″[15] 
“El ministro de propaganda era el Dr. Joseph Goebbels, que fue nombrado por Hitler Ministro para la Educación del Pueblo y la Propaganda, fue uno de los primeros en advertir la efectividad de los medios masivos de comunicación en la imposición de ideas”. [16] 
Era también el encargado de promocionar o hacer públicos los avisos del gobierno. Junto a Hitler transformaron la forma de hacer propaganda y se podría decir que la perfeccionaron. 
Llevaban a cabo la propaganda sin descuido de ningún sector de difusión pública ni de los mínimos detalles, en sintonía con las más modernas técnicas publicitarias o de divulgación audiovisual. No dejaban nada al azar. Todo estaba cuidadosamente preparado, desde sus discursos hasta las ceremonias. 
Las características de esta propaganda se basaba en gritos de guerra, amenazas, promesas descabelladas, que solo eran creíbles en un estado de exaltación de las masas, donde no había tiempo para la reflexión, y sobre todo era repetitiva e intensa. 
“Hitler, por su parte, descubrió que la masa, al coagularse, cobra un carácter más sentimental, mas femenino, que sus opiniones y sus actos son determinados mucho mas por la impresión que por la pura reflexión. Esta es la razón del éxito de la propaganda nazi en la masa alemana; el predominio de la imagen frente a la explicación, de lo sensible brutal frente a lo racional”. [17] 
Se noto claramente la importancia del ritmo con que se realizaban las propagandas. ésta no paraba mas, ni en tiempo ni espacio, era permanente para tener al pueblo en pie de acción. Lo que sí, variaba la intensidad, dependiendo del objetivo. 
Los máximos símbolos que estaban en todos lados e inmediatamente lograban su efecto de referirse al nazismo, eran la cruz gamada, el saludo hitleriano (Heil Hitler, como demostración externa de apoyo al régimen) y el retrato del jefe en millones de ejemplares. 
También abundaban el despliegue de banderas y estandartes, brillantes desfiles militares presididos por los jerarcas, discursos, etc. 
Ya durante la campaña electoral, el Partido Nazi había impreso carteles que mostraban al venerable presidente del Reich y al “juvenil” y dinámico canciller posando en pie juntos bajo el lema: “el mariscal y el cabo: lucha con nosotros por la paz y la igualdad de derechos” (…), la única imagen pública de Hitler que iba a permanecer era la difundida por Goebbels, Dietrich y otros proveedores de la propaganda oficial. Los comentarios contra Hitler quedaban ahora relegados a la clandestinidad. [18] 
Aprovechando la situación de post guerra y por consiguiente la crisis económica que esta produjo, el Partido Nazi comenzaba a aplicar sus políticas propagandísticas. 
En su libro ya Hitler se refería a la propaganda como método de atracción de la atención de las masas sobre hechos y necesidades. Planteaba que tenía que ser simple, precisa y los puntos mas importantes imponerlos con mayor fuerza y repetidamente, así todo el mundo la podía entender y por lo tanto tendría sentido. 
“Toda acción de propaganda tiene que ser necesariamente popular y adaptar su nivel intelectual a la capacidad receptiva del más limitado de aquellos a los cuales está destinada. De ahí que su grado netamente intelectual deberá regularse tanto más hacia abajo, cuanto más grande sea el conjunto de la masa humana que ha de abarcarse. Mas cuando se trata de atraer hacia el radio de influencia de la propaganda a toda una nación, como exigen las circunstancias en el caso del sostenimiento de una guerra, nunca se podrá ser lo suficientemente prudente en lo que concierte a cuidar que las formasintelectuales de la propaganda sean, en lo posible, simples”[19] 
Para Adolf Hitler la propaganda tenía que ser simple, de esta manera llegaría a todos y seria comprendida por todos. 
Aquí marcaremos la diferencia entre propaganda y publicidad, que utilizan mecanismos parecidos o iguales y tienen diferentes enfoques. 
“La propaganda puede compararse con la publicidad en cuanto tiende a crear, transformar o confirmar opiniones y usa algunos de los medios propios de ésta, pero se distingue de ella porque persigue un fin político y no comercial”.[20] 
El sistema educativo fue invadido por la propaganda y nazificado. Se inculcaba la ideología en las carpetas de los niños, el slogan principal para los niños era: “Hemos nacido para morir por Alemania”. 
Con respecto a los jóvenes también existían las Juventudes Hitlerianas, un sistema de adoctrinamiento nazi dirigido a la juventud, dirigidas por Baldur von Schirard, ya que los jóvenes eran el futuro, voy importante para esta ideología que estaba pensada para el futuro. 
Los jóvenes mayores de 14 años estuvieron obligados a ingresar en estas organizaciones y las chicas lo hacían en las La Liga de las Doncellas Germanas. 
“Se les enseñaba algo sencillo: que Hitler era infalible”. [21] 
Existían enormes carteles propagandísticos con lemas como “La juventud sirve al Führer. Todos los niños en las Juventudes Hitlerianas” 
En estas juventudes de chicas y chicos además de recibir las doctrinas del nazismo, se desarrollaban actividades deportivas, vacacionales, de ocio, excursiones, etc. sin salir del orden establecido. No se podía fumar, tomar alcohol, drogarse, tener sexo, etc. 
Las jovencitas lo veían en su mayoría como una oportunidad de participación y un ascenso de estatus político, obteniendo un poder que nunca habían tenido en la sociedad nazi. Ellas tampoco podían beber, tener sexo, ponerse vestidos cortos, maquillarse, usar zapatos con tacos altos, y si no llevaban el peinado correspondiente, en forma de castigo se les afeitaba la cabeza. 
Otro tipo de propaganda también fue la de distribución de la ayuda invernal y de otras formas de bienestar social dirigidas hacia los más pobres, con el objetivo de inculcarles el mito de que, a diferencia del anterior gobierno marxista, Hitler sí se preocupaba por los pobres. 
Por ejemplo existía La Fuerza por la Alegría (una organización nazi de acción social) que durante el periodo de 1932-1938, permitió que los trabajadores tuvieran acceso gratuito a viajes por mar en modernos buques y vacaciones en la nieve. También ofrecían entradas a bajo precio a teatros, conciertos y óperas. 
Durante los primeros días del Führer, como máxima autoridad de “La nueva Alemania” las obras públicas y los programasde creación de empleo eran en esta época los más eficaces temas propagandísticos de los nazis. 
La dimensión de la propaganda hitleriana no tenía límites. No solo se aplicaba a las grandes ciudades, sino que en los pueblos mas pequeños, como por ejemplo los pueblitos de Alta Baviera, mostraban enormes pancartas que llevaban diferentes consignas en torno al Führer. 
“El pueblo alemán se veía encarnado así mismo en su líder, y probablemente ningún otro ser mortal haya sido objeto de tanto amor y confianza como los depositados en Hitler”[22] 
También los artistas sufrieron el Estado Nazi. “En el teatro no se podían representar, entre muchas obras, las obras del dramaturgo comunista Bertolt Brencht. 
Tampoco se podía ejecutar la música de compositores judíos como Félix Mendelsshon o Gustav Mahler durante los conciertos[23]”. 
En los museos se tuvieron que sacar pinturas de artistas de la talla de Van Gogh y Picasso, y se reemplazaron por la de otros artistas nazis, incluyendo algunas pinturas del propio Hitler. 
En el cine se proyectaban películas nazis, que promocionaban el régimen. Pero éstas eran tan malas que el público las abucheaba. Luego se sacó una disposición, que ante estas actitudes hacia el cine nazi, se castigaba a los disconformes. 
Además se produjo una importante quema de libros de autores judíos u otros que cuestionaban el régimen. 
Al final de este capítulo llegamos a la conclusión de que la propaganda nazi aprovechó el descontento general y llevó a la manipulación de las masas que esperaban una salida a esta crisis. Se ve un enorme control social y manipulación. La gente lo veía como el salvador que esperaban para librar a Alemania de todos sus males. 
La propaganda era muy intensa y repetitiva, tenía que estar siempre. Todo el sistema estaba muy pensado y no se tenía que descuidar nada. Así Hitler pudo llegar a desarrollar sus políticas y conducir el país. 
También fue fundamental la manera de dirigirse a la población en sus discursos, con gestos exagerados y ansias de poder. 
CONCLUSIONES 
De acuerdo con lo analizado en los capítulos anteriores, consideramos que nuestra hipótesis fue demostrada. 
En el capítulo I vimos como la situación de Alemania después de la Primera Guerra Mundial, siendo la crisis más negativa de Alemania y tuvo que pagar sus consecuencias. 
Hitler frente a esta situación buscó y planificó una salida con sus políticas, apoyándose en la propaganda para conseguir el poder. 
Luego en el capítulo II desarrollamos los mecanismos por los cuales Hitler llega al poder, con su partido, (el NSDAP o Partido Nazi). En el ya se iba perfilando como organizador y con ganas de tomar el poder. 
En el Partido comienza con los mecanismos de propaganda política, de la mano de Goebbels, para ir conquistando aliados. 
En el capítulo III caracterizamos el liderazgo del gran dictador, como era su relación con las masas y su manera de dirigir. Con sus políticas aplicadas iba “nazificando” a Alemania, y a la vez manipulando a la población para obtener susobjetivos. Vimos que tenía una manera particular de dirigirse a las masas, con sus gestos y su “poder” de convicción. 
Por último en el capítulo IV llegamos a la conclusión de que la propaganda en el régimen nazi fue fundamental para controlar y dirigir a la nación alemana. Siempre estaba presente y tenía la finalidad de inculcar la ideología nazi. Así Hitler recibía el apoyo y la aleación al régimen para mantenerse en el poder. La propaganda permitió manipular a las masas y hacerles creer que el “Mesías” había llegado para liberar a Alemania de todos sus males. 
Hitler apelaba al revanchismo tras la Gran Guerra, la crisis económica y la búsqueda de un enemigo (los judíos) a quien echar todas las culpas para poseer el poder. 
BIBLIOGRAFÍA 
Hitler, Adolf. M i Lucha. Chile: Ediciones Trasandinas, 2001. 
Kershaw, Ian. El mito de Hitler. Buenos Aires: , 2004. 
Jean Marie Domenach, La Propaganda Política. Buenos Aires: Eudeba, 1962. 
Zeman, Zab. Nazi propaganda. London: Oxford University Press, 1964. 
Baco, Alberto. El hombre del imperio. Madrid: Editorial Ariel ,1982. 
Di Tella, Torcuato. Tensiones en la pirámide social: sociología de los Procesos Políticos. Buenos Aires: EUDEBA, 1986 
Le Bon, Gustave. Psicología de las masas. Madrid: Morata, 1995. 
Lotear, Machtan. El secreto de Hitler. Barcelona: Ed. Planeta, 2001. 
Arno Klönne.Bündishe Jugen:Nationalsozialismus und NS-Staat,Munich,1985. 
Mora; Bulacio; y otros. Historia: El mundo contemporáneo. Buenos Aires: A-z, 2000. 
Romero; González Velasco; y otros. Historia de los tiempos contemporáneos: siglos XIX y XX. Buenos Aires: Puerto de Palos, 2006. 
AL-BASIT. Albacete: Instituto de Estudios Albacetences.1999. 
Gran Diccionario Enciclopédico Color. 3 vol. Barcelona: Océano, 1995. 
http://sgm.casposidad.com/conflicto/caminopoder.htm 
[1] Romero; González Velasco; y otros. Historia de los tiempos contemporáneos: siglos XIX y XX. (Buenos Aires: Puerto de Palos, 2006)p.186 
[2] Mora; Bulacio; y otros. Historia: El mundo contemporáneo. (Buenos Aires: A-z, 2000)p.150 
[3]AL-BASIT. Albacete: Instituto de Estudios Albacetences.1999 
[4] Enciclopedia 
[5] Alberto Baco, El hombre del imperio. (Madrid: Editorial Ariel ,1982),p.125 
[6] Mora, bulacio y otros. op. cit. 
[7] Adolf Hitler .MiLlucha. (Chile: Ediciones Trasandinas,2001)p.22 
[8] Arno Klönne.Bündishe Jugen, Nationalsozialismus und NS-Staat, Munich, 1985, pag.188. 
[9] Di Tella Torcuato, Tensiones en la pirámide social en Sociología de los Procesos Políticos, 
Bs. As EUDEBA; 1986.p.41. 
[10] Le Bon Gustave, Psicología de las masas, (Madrid, Morata, 1995 1° edición 1895) p. 23. 
[11] Lotear Machtan, El secreto de Hitler,(Barcelona: Ed. Planeta,2001),p.12-14 
[12] Zeman Z.A.B, Nazi propaganda, (London: Oxford University Press, 1964) p. 10-11. 
[13] Reflexiones sobre el liderazgo carismático: Benito Mussolini y Adolf Hitler 
Laura Zenobi. Extraido de internet. 
[14] Laura Zenobi. Op. cit 
[15] Jean – Marie Domenach, La Propaganda Política; (Buenos Aires: Eudeba, 1962) p.5 
[16] Mora; Bulacio; y otros. Op. cit. p. 151. 
[17] Jean – Marie Domenach. Op. cit. p.37 
[18] Kershaw, Ian, El mito de Hitler; (Buenos Aires: Paidós, 2004) p.82. 
[19] Adolf Hitler. Op. cit. p.53 
[20] Jean – Marie Domenach. Op. cit. p.8 
[21] Mora; Bulacio; y otros. Op. cit. p. 151. 
[22] Kershaw, Ian. Op. cit. p. 111. 
[23] Mora, Bulacio y otros. Op. cit.p.151
Fuente: Monografia.com

LUCHA POR ESPACIO "CELESTIAL": RUSIA DESARROLLA PORTENTOSO COHETE

Rusia desarrollará un cohete-portador de 70 toneladas

El proyecto lunar con este nuevo proyectil superpesado será desarrollado en 2021-2024.  La Agencia Espacial Federal Rusa y el Ministerio de Defensa han priorizado el desarrollo de un cohete-portador superpesado capaz de transportar a órbita baja (hasta 200 kilómetros) el peso útil de 70 toneladas. El desarrollo del nuevo misil se llevará a cabo en 2021-2024, y la rampa para su lanzamiento se montará en el cosmódromo de Vostochni, situado en la provincia oriental de Amur y cuya construcción se llevará a cabo(…). El objetivo principal del poderoso cohete será hacer realidad los anteriormente anunciados planes de vuelo pilotado a la Luna de una nave espacial rusa de nueva generación, previsto en 2028, informa el rotativo ruso Izvestia, remitiéndose a fuentes del Ministerio de Defensa. 
Se prevé además utilizar el nuevo cohete en otras misiones espaciales, en particular para transportar sondas no tripuladas a asteroides y otros cuerpos espaciales. Un portador con capacidad de 70 toneladas será el cohete más potente entre los existentes en el mundo y los que se están desarrollando. Así, por ejemplo, la versión pesada del cohete Falcon que está construyendo la corporación estadounidense SpaceX y cuyas pruebas están previstas para 2013, podrá llevar a órbitas bajas hasta 53 toneladas de peso útil. Arian 5, el más potente portador de la Agencia Espacial Europea, tiene una capacidad de 21 toneladas, una tonelada menos que el Protón-M, el más pesado portador ruso. El cohete chino más potente, de la familia de Chang Zheng, podrá transportar hasta 25 toneladas de peso. Sin embargo, los portadores de nueva generación no serán más potentes que los “monstruos” del siglo pasado desarrollados por la URSS y EE. UU. El cohete Energía, el lanzador soviético más poderoso y último logro tecnológico espacial de la URSS, tenía capacidad para portar 105 toneladas en órbita baja terrestre. Aún más potente fue el Saturn 5 estadounidense, que podía portar 150 toneladas y fue diseñado por Wernher von Braun para las misiones a la Luna en las naves Apolo. 
Artículo completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/47447-Rusia-desarrollar%C3%A1-un-cohete-portador-de-70-toneladas  Publicado: 21 jun 2012 | 18:45 GMT Última actualización: 21 jun 2012 | / RIA Novosti / RT