Buscar

El Profesor

Educar para formar y liberar

La educación popular

Entrevista con Oscar Jara Holliday, sociólogo y educador popular
La educación popular, camino de liberación

Claudia Korol

da0b8-img-20130317-00029

 Oscar Jara Holliday nació en Perú, pero vivió los últimos treinta años en Costa Rica y Centroamérica. El sociólogo y educador popular es uno de los mosqueteros de la experiencia de la Red Alforja (junto a Carlos Núñez, del Imdec de Guadalajara, y Raúl Leis, del Ceaspa de Panamá, entre otros compañeros y compañeras). Trabaja en el Centro de Estudios y Publicaciones de Alforja en CEP en Costa Rica, y ha sido reelegido para la presidencia del Consejo de Educación Popular de América Latina y el Caribe (Ceaal).
¿Cómo empezaste a vincularte a la educación popular?
“Empecé en los años 70, trabajando con grupos juveniles en barrios populares de Lima. Vivía en uno de esos barrios, y empezamos a hacer un periodiquito, a tener reuniones, a hacer sesiones de cine. Traíamos de la embajada cubana películas que proyectábamos en la calle. Fueron las primeras experiencias buscando que la gente se organizara. Se iniciaba el gobierno de Juan Velasco Alvarado. Había muchos cambios en el país, y me inserté en esa dinámica.
Estudiando en la Facultad de Filosofía, dijeron que había un curso para enseñar un método de alfabetización de un brasileño que estaba en Chile y que se llamaba Paulo Freire. Al terminar el curso había que hacer una práctica. Empecé en el barrio, con cinco señoras. Fue mi primer grupo de alfabetización. Ahí me empecé a dar cuenta de la importancia del diálogo, del encuentro con las compañeras, partir de las situaciones y palabras concretas, y lo que era el proceso pedagógico. Luego fui a trabajar a Huancayo, y apareció la necesidad de alfabetización en algunas comunidades. Como yo tenía supuestamente experiencia, me llevaron allá. Cuando estaba en esas, surgió un gran proyecto en el norte del Perú, el Cipca, para la promoción de la participación campesina en la Reforma Agraria. Las grandes haciendas estaban siendo cooperativizadas, y la idea era que los obreros agrícolas pasaran a ser los propietarios y gestores de las nuevas haciendas. En ese trabajo había formación técnica, administrativa, y de alfabetización. Realmente ahí aprendí lo que era la alfabetización porque trabajé con compañeros y compañeras que ya tenían un manejo más detallado del método y de la propuesta.
Pasamos tres meses recorriendo las comunidades de la zona del Bajo Piura, en Catacaos, viviendo en donde nos dieran lugar. La idea era recoger el universo vocabular de las personas y registrarlo. Había cientos de palabras que yo nunca había escuchado, sobre cientos de cosas que no conocía. Empezamos a ver cómo era la vida en el campo, cómo la nombraban, y a partir de ese universo vocabular fuimos creando las palabras para la alfabetización”.
APRENDER ENSEÑANDO
“Ese proceso fue fundamental. Me permitió entender que parecía que uno iba a enseñar, pero que en realidad lo que uno hacía era ir a aprender de la gente y su cultura. Ellos nos estaban alfabetizando a nosotros sobre su manera de ver el mundo. En las noches nos poníamos a cantar, a escuchar leyendas. Había grupos de teatro. Se diseñó un programa de matemáticas concientizadoras, porque la gente tenía interés en aprender las cuentas para que no los engañaran a la hora de pesar los productos y el algodón.
Había una zona del Alto Piura donde no se estaba aplicando todavía la Reforma Agraria y los hacendados empezaron a sacar las máquinas. Hubo un gran movimiento de tomas de tierras campesinas. Nos fuimos involucrando. Fue mi entrada en la práctica política y de lucha social. Empecé a vincular esta idea de movilización, defensa de los derechos, recuperación de la identidad, como elementos de la educación popular. Entendí que organización popular y educación popular no pueden ir desvinculadas. El desarrollo de la conciencia tiene que provenir de la propia práctica organizativa.
El tema del algodón te conectaba inmediatamente con el mercado internacional. De un hilito de algodón uno podía dar la vuelta al mundo, viendo las condiciones de trabajo, las inversiones financieras. Descubrimos que los temas, aunque parecieran muy pequeñitos y locales, estaban conectados con una realidad global. Ahí fue donde el pensamiento de Paulo Freire se fue haciendo cada vez más parte de la manera como yo empezaba a ver las cosas. Siento que Pedagogía del oprimido , así como La educación como práctica de la libertad , me dieron luces para entender lo que estaba viviendo. No fue que estudié la teoría de la educación popular, y después vi cómo se hacía. Fue como un hilo donde se vinculó esa práctica, con estas comprensiones teóricas. Por un lado Paulo Freire, por otro la Teología de la Liberación. Yo tuve el privilegio de estar en el grupo de la UNEC (Unión Nacional de Estudiantes Católicos) que se reunía a discutir elementos de la Teología de la Liberación. Gustavo Gutiérrez venía con los borradores de lo que después iba a ser el libro Teología de la Liberación , para leer y discutir con nosotros. Esa entrada a Paulo Freire, a Gustavo Gutiérrez, coincidió con el curso de filosofía que hicimos sobre La Ideología Alemana , y los Manuscritos Económico Filosóficos de Marx. Fue una tríada que me revolvió la cabeza, el corazón, y creo que es el origen de esta pasión que es impulsar aprendizajes”.
LA EXPERIENCIA DE ALFORJA
La experiencia de educación popular en América Latina se formó con los aportes de Alforja. Cómo analiza esa experiencia.
“Un elemento muy importante fue cómo el contexto nicaragüense nos convocó en esos años. La Revolución Sandinista fue como una llama, una luz que se encendió en muchas partes, y generó una actitud de solidaridad que hizo que llegáramos gente de varios países a trabajar allá. Raúl Leis coordinaba el Comité de Solidaridad con Nicaragua en Panamá, Carlos Nuñez en Guadalajara; con el obispo Samuel Ruiz en Chiapas y con el obispo Sergio Méndez Arceo de Cuernavaca, estaban en un comité de solidaridad con Nicaragua en México. Yo estaba con Esteban Pavletich y Lucía Silva, en el comité peruano. De ese trabajo nace la idea de ir a Nicaragua y ahí nos encontramos con compañeros del Cencoph de Honduras, que trabajaban en comunicación popular, de Idesac de Guatemala, que tenían un trabajo con organizaciones campesinas, y de Funprocoop de El Salvador, que tenían un largo trabajo con comunidades. Nicaragua fue una especie de crisol, donde se fundió lo que cada quien traía.
Después del 79, cualquier iniciativa nos colocaba en dimensiones insospechadas. Llegamos una vez a charlar con Fernando Cardenal, que dirigía la Cruzada Nacional de Alfabetización de Nicaragua, y nos dijo: ‘Quiero que me apoyen en el programa de post-alfabetización. Van a haber 700 mil personas alfabetizadas, y no tenemos diseñado qué pasará después’. Le dijimos: ‘Nosotros tampoco sabemos qué se puede hacer, pero nos ponemos a trabajar con usted’. Luego vino Freddy Morales, que estaba en el Instituto de Reforma Agraria y nos dijo: ‘Necesitamos hacer un proceso de capacitación para los 150 mil obreros agrícolas de las empresas de Somoza, que han sido estatizadas, y necesitamos generar formación técnica, política, organizativa’. Le dijimos igual: ‘No sabemos cómo, pero vamos’. Fueron proyectos muy concretos que nos juntaron. Se fueron fundiendo los saberes que traía cada quien al calor del proceso. En menos de un año hicimos 19 talleres conjuntos con distintos sectores. Cada uno nos abría un mundo nuevo, nos daba dimensiones que en ninguno de nuestros países podíamos haber abordado, y generaba mucho entusiasmo, mucha emoción. No había límites para el tiempo, la dedicación, etc.
Regresábamos después a nuestros países, y eso que habíamos aprendido queríamos hacerlo. Teníamos que redefinir y recrear lo que habíamos aprendido. En el año 82 se nos ocurrió hacer un encuentro de sistematización y creatividad. Identificamos 19 talleres que habíamos hecho, y analizamos: ¿Cuáles fueron los contenidos? ¿Cuáles las metodologías? ¿Cuáles han sido las técnicas? ¿Cuáles son las diferencias entre técnicas y metodologías? ¿Cuál es la diferencia entre apropiación y aprendizaje? Ahí nace esta idea de la sistematización de experiencias, como fuente de construcción de nuestros propios aprendizajes”.
PARTIR DE LA REALIDAD
“Analizamos que el punto de partida siempre tenía que ser la realidad, lo que la gente piensa y sabe. Empezamos a hablar de ‘partir de la práctica’. A partir de ahí teníamos que desarrollar el proceso de teorización. Ir generando conceptos desde la práctica. Y no valía quedarse en la teoría, sino que eso lo teníamos que volver a poner en la práctica. Así se generó esta propuesta de ‘partir de la práctica, teorizar, y volver a la práctica para transformarla’.
Luego eso se redujo a la idea de que la metodología de la educación popular era una cosa de tres pasos. La otra reducción, fue a partir del hecho de que lo más visible eran las técnicas. Nosotros desarrollando esas técnicas participativas, sacamos un libro: Técnicas participativas para la educación popular , que tuvo la responsabilidad de hacer creer que el centro de la educación popular era hacer técnicas. Fue un periodo en el cual hubo mucha difusión, pero también mucha simplificación, lo que quitó el sentido pedagógico-político central al proceso de educación popular. Ése fue el aporte contradictorio de ese periodo. Después nació el Ceaal, y muchos de los centros de educación popular nos afiliamos. Empezamos a descubrir procesos más globales de educación popular. Se llamaban de ‘educación de adultos’, porque en el contexto de las dictaduras que existían sobre todo en el Cono Sur, no era lo mismo decir ‘yo trabajo en un programa de educación popular’, que ‘yo trabajo en un programa de educación de adultos’.
Hemos ido descubriendo, que los procesos de educación popular son participativos, críticos, creadores, y tienen que responder a las dinámicas organizativas, políticas, culturales, de cada contexto. Segundo, que las técnicas son una herramienta, pero que si no se ubican dentro de una dimensión de largo plazo, de incidencia política, pueden ser muy entretenidas, pero no logran el objetivo político. Tercero, que los procesos de intercambio entre las personas son muy importantes, pero no sólo las grandes ideas, los proyectos, sino también las afinidades, los encuentros. La educación popular feminista nos permitió desarrollar la dimensión de la subjetividad -la intersubjetividad- expresar más nuestras emociones, valorar los encuentros personales como algo muy importante que vincula lo público con lo privado. Por otro lado, el acercamiento a gente que estaba haciendo otras formas de producción de conocimientos, nos ha ido abriendo a nuevas maneras de repensar cómo investigar.
En ese proceso surge la sistematización de experiencias como un componente muy importante de los procesos de educación popular. Es decir que las prácticas de lo que estamos haciendo es una fuente esencial para construir aprendizajes, de manera sistemática, organizada, que nos permita apropiarnos de lo que hacemos, y dialogar desde las prácticas no de forma descriptiva, sino intercambiando aprendizajes.
Últimamente hay una voluntad de vincularnos con los movimientos sociales por la defensa de los territorios, contra las represas, la defensa ambiental, las luchas populares contra las empresas transnacionales. Nos estamos redefiniendo. Tenemos acuerdo en la definición de que los procesos de educación popular tienen que ser impulsados desde los movimientos, no desde las ONGs, y que tenemos que ser parte de esos procesos”
Publicado en “Punto Final”, Chile, edición Nº 858, 19 de agosto 2016.
revistapuntofinal@movistar.cl

Fidel habla de su cumpleaños 90

30 de junio digital

Artículo de Fidel Castro: El Cumpleaños

El presidente cubano fidel Castro habla durante una ceremonia en la Plaza de la Revolución, en febrero de 2006. Foto: Javier Galeano/ AP

Mañana cumpliré 90 años. Nací en un territorio llamado Birán, en la región oriental de Cuba. Con ese nombre se le conoce, aunque nunca haya aparecido en un mapa. Dado su buen comportamiento era conocido por amigos cercanos y, desde luego, por una plaza de representantes políticos e inspectores que se veían en torno a cualquier actividad comercial o productiva propias de los países neocolonizados del mundo.
En una ocasión acompañé a mi padre a Pinares de Mayarí. Yo tenía entonces ocho o nueve años. ¡Cómo le gustaba conversar cuando salía de la casa de Birán! Allí era el dueño de las tierras donde se plantaba caña, pastos y otros cultivos de la agricultura. Pero en los Pinares de Mayarí no era dueño, sino arrendatario, como muchos españoles, que fueron dueños de un continente en virtud de los derechos concedidos…

Ver la entrada original 815 palabras más

Derrotas, reflexiones y aprendizajes

30 de junio digital

Entrevista al politólogo argentino
Atilio Borón [Video-54:35 min.]
Miguel A. Jiménez e Itziar Egaña
                                                  Derrotas, reflexiones y aprendizajes

Compartir esta noticia:

Ver la entrada original

Bosch: León Trotsky y el trostskismo

30 de junio digital

http://marxists.anu.edu.au/archive/trotsky/photo/It.jpg Leon Trotsky

León Trotsky fue una brillante figura revolucionaria y su actuación en los dos grandes movimientos revolucionarios rusos que condujeron a la creación de la primera república socialista de la historia no puede ser desconocida por ningún luchador honesto. De hecho, fue el jefe del levantamiento de San Petersburgo, (…)  de hecho Trotsky  fue también el alma de la organización de los soviets de trabajadores campesinos y soldados de 1917, así como el fundador y jefe durante varios años del Ejército Rojo.  Trotsky era un hombre de acción y al mismo tiempo un gran agitador, un orador brillante y un escritor de alta calidad. Y sin embargo, a pesar de tener todas esas condiciones, y a pesar de que su papel  en la revolución rusa desde el año 1905 y especialmente en al año 1917  fue más destacado, especialmente a los ojos de los observadores de los acontecimientos, que…

Ver la entrada original 540 palabras más

La Teoría Boschista

30 de junio digital

cropped-dsc_0699.jpg VOLVER A LAS  RAICES PARA RETOMAR EL CAMINO
 Definimos así al conjunto general y particular de principios, interpretaciones de acontecimientos históricos, métodos y lineamientos organizativos, enunciados, analizados y creados por el compañero presidente JUAN BOSCH.
Este conjunto de principios ha constituido el fundamento teórico que ha permitido conocer e interpretar cabalmente la sociedad dominicana en sus características propias de desarrollo de capitalismo tardío, dependiente, deformado y parte integrante del tercer mundo.
JUAN BOSCH con sus obras ha enriquecido seriamente la interpretación científica de nuestra sociedad y del mundo contemporáneo, particularmente el integrado por los países de América Latina y del Caribe; todo ello enmarcado dentro de un análisis dialéctico del proceso histórico del desarrollo de la humanidad.
Esta fundamentación teórica constituye el andamiaje ideológico y político del partido y por eso fue adoptado como teoría con el nombre de Boschismo.
La teoría “El Boschismo”, además de constituir la teoría que…

Ver la entrada original 1.690 palabras más

CRÍTICA Y AUTOCRÍTICA

30 de junio digital

VOLVER A LAS RAICES DE DUARTE, LUPERON Y BOSCH

cropped-dsc_0699.jpgLas 3 raíces del árbol de la patria

CRÍTICA Y AUTOCRÍTICA
Oquendo Medina
Publicado el 06 julio, 2016 por Oquendo Medina oquendomedina@hotmail.com
e-mail: redaccion[@]elnacional.com.do
Los que junto a Juan Bosch trabajamos en la formación, desarrollo y crecimiento del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), no podemos hacernos los locos y cometer errores que fácilmente podrían conducirnos hacia la pérdida de la reputación bien ganada que actualmente tenemos dentro y fuera del país.
Recuerdo que la tarea de construcción fue ardua y hermosa a la vez. Teníamos una disciplina regia, con efectivos métodos de trabajo en donde la educación política era obligatoria. Éramos una organización conformada por cuadros políticos y para ser miembro del PLD había que tener auténtica vocación política. De hecho, el estudio de nuestra historia social, política y económica, mediante la utilización del método de análisis dialéctico, era tarea obligada de cada militante.
Sabíamos que, más tarde…

Ver la entrada original 128 palabras más

Bosch reflejado en el pincel de Miguel Nuñez

Miguel Núñez: Don Juan tiene absoluto derecho a las lágrimas y a la veneración del pueblo dominicano

Al pintar a Juan Bosch nos propusimos resaltar su condición de ícono nacional

| 6 Julio 2016, 10:26 PM
 
Cuando el artista Miguel Núñez le manifestó al profesor Juan Bosch su interés de hacerle un retrato, el expresidente de la República le respondió que sí, que estaba de acuerdo con que le hiciera un retrato, pero con una sola condición, –que no lo pintara feo-.
De esa forma comienza Miguel Núñez el relato de su experiencia al lado del profesor Juan Bosch, en entrevista exclusiva para Vanguardia del Pueblo Digital a propósito de la exhibición de la Colección Iconográfica Juan Bosch que se exhibe en las verjas perimetrales de la Casa Nacional del PLD, en el marco del 107 aniversario de su nacimiento.
Al finalizar el retrato, se lo presentaron en el parqueo del edificio donde el artista tenía su taller, ya que Bosch estaba delicado de salud para subir al segundo piso. “Lo llevaron en una “minivan”. Don Juan estaba acompañado de su esposa Doña Carmen. Cuando vio la obra aquello fue muy emocionante, sus ojos se humedecieron y dijo ¡carajo Miguel, ese soy yo!
Núñez narra que siempre le había manifestado al profesor Juan Bosch su interés de hacerle un retrato, hasta que a finales del año 2000 se hizo realidad. “Le dije que tuviera la plena seguridad que lo iba pintar con toda la dignidad del mundo que él se había ganado y se merecía”.
Previamente, le hizo una sección de fotografías en su residencia, dándole Bosch la libertad de escoger la corbata y la camisa y de elegir la pose en el sillón. “Nos dio todas las facilidades para que realizáramos nuestro trabajo”.
Ese retrato está considerado como uno de los más emblemáticos del pintor Miguel Núñez. En él se observa a Juan Bosch con un libro en las manos, la Bandera Nacional a un lado y en el fondo un librero. Corresponde a la última etapa de su vida, específicamente a 1998.
Se utilizó como símbolo en la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2000, la cual estuvo dedicada al profesor Juan Bosch y tenía a Francia como país invitado.
El artista, oriundo de Bonao, manifiesta que desde muy joven tuvo una gran admiración por ese personaje de la historia reciente y de la política dominicana, conocido a través de su hermano Diómedes Núñez Polanco, quien fuera asistente personal del profesor Juan Bosch.
Expresa que le honró con su amistad a pesar de la brecha generacional, que conocía su obra y asistía de manera puntual a sus exposiciones.
Colección iconográfica profesor Juan Bosch
Es a partir del retrato que le surge la idea de la colección Centenario, una compilación de retratos sobre la vida de Juan Bosch en diferentes facetas en ocasión del primer centenario de su nacimiento en el 2009.
Señala que debido a sus problemas de salud, solo vio algunos de los retratos que le fueron llevados a su casa, llegando a comentar que estaba satisfecho con el trabajo.
La colección completa Centenario se expuso en óleo original por primera vez en el Congreso Nacional, en el marco de una asamblea solemne que se realizó para conmemorar el centenario del nacimiento del expresidente de la República el 30 de junio del 2009.
Se expuso también en Orlando, Florida, en una feria del libro dominicano que se realizó en una Universidad de esa ciudad. La obra gráfica está expuesta en la Biblioteca Juan Bosch de la Fundación Global, Democracia y Desarrollo (FUNGLODE).
La técnica aplicada en la colección fue óleo sobre lienzo. Está compuesta por 30 obras. De ellas se han hecho miles de litografías, así como copias que se han distribuido por muchos espacios culturales, políticos y de oficinas del país.
Previamente, Núñez hizo un profundo trabajo de investigación fotográfica de varias etapas de su vida, fundamentalmente, de los años 60, 70, 80 y 90.Su realización le tomó cerca de cinco años.
El Bosch artista
Afirma que Juan Bosch era un artista innato y que sentía una gran admiración por la pintura, la poesía, el teatro, la música y el cine, “el arte en sentido general”.
“Todos sabemos que trabajó escultura. Además fue en su época de exilio en América y Europa amigo de grandes pintores como Osvaldo Guayamín”, recuerda.
Considera que a pesar de la brecha generacional el profesor Juan Bosch siempre le distinguió con su amistad. “Era el primero en llegar a mis exposiciones y me daba consejos muy puntuales sobre cuál debía ser la ruta a seguir. A través de la historia, los grandes hombres que han contribuido a desarrollar y transformar sociedades y naciones siempre ponen nervioso la retina de los artistas”.
“Al pintar a Don Juan lo único que nos propusimos fue resaltar y fortalecer su condición de ícono nacional con su impactante figura”, exterioriza el artista.
Bosch le sugiere pintar a Duarte
Miguel Núñez revela que fue el profesor Juan Bosch quien le sugirió que pintara al Padre de la Patria Juan Pablo Duarte. “Miguel yo sé que soy tu líder y que sientes una gran admiración por mí, pero ¿porque no pintas a Duarte?”.
El pintor le contestó que en términos iconográficos no conocía a Juan Pablo Duarte, ya que en unos cuadros lo veía joven, viejo, con bigote y sin bigote, con candado y sin candado, y en otros con bastón y sin bastón, ojos azules, ojos marrones, “en fin yo no sabía quién era Duarte, estaba confundido”.
Cuenta que el fundador del Partido de la Liberación Dominicana es quién le informa que existe una imagen de Juan Pablo Duarte basada en la verdad histórica y que fue tomada por un fotógrafo venezolano de nombre Próspero Rey.
“Un día Rosa Duarte le dijo a su hermano –Juan Pablo vístete que vamos donde Próspero Rey a tomarte una fotografía para que las nuevas generaciones tengan idea del hombre que inspiró la Independencia Nacional de la República Dominicana”, refirió Núñez agregando que así consta en los apuntes de Rosa Duarte.
La fotografía fue traída al país por Don Prudencio Diez, hermano de Doña Manuela por encargo Rosa y Francisca quienes la enviaron al Ayuntamiento de Santo Domingo, que había traído el cadáver de Juan Pablo Duarte desde Venezuela en 1884, ocho años después de su muerte en 1876.
Reitera que fue Juan Bosch quien lo motivó a pintar a Duarte. “Socialicé la figura de Juan Bosch como ícono con la figura de Juan Pablo Duarte porque si hay una persona que tenía una gran veneración y un profundo sentido de gratitud y agradecimiento hacia Duarte ese era Don Juan”.
“Juan Bosch soñaba con ver una República Dominicana feliz y triunfante como decía Juan Pablo Duarte”, agrega.
Enseñanza
A juicio del retratista, la humildad y la humanidad eran unas de las grandes virtudes que adornaban al autor de La Mañosa. “A pesar de que hacia afuera se apreciaba una imagen muy fuerte y muy rígida, si se quiere en algunos casos de Don Juan, para todo el que se le acercó y lo conoció, era una persona llena de humildad y humanidad”.
Agrega que otra de sus cualidades era escuchar.Élte escuchaba, te miraba a los ojos, te ponía la debida atención, y si entendía que no estaba correcto, ahí mismo, sin titubeos, te hacía las observaciones”.
Entiende que su figura y su obra seguirán creciendo con los siglos, por encima de las circunstancias, “así como crece la sombra cuando el Sol declina, como le dijo un cura de los Andes a Simón Bolívar”.
El artista concluye afirmando que “Don Juan tiene absoluto derecho a las lágrimas y a la veneración del pueblo dominicano”.

Bosch: Fracaso el sistema en que hemos vivido

30 de junio digital

El texto de Bosch que a continuacion presentamos fue tomado del libro donde el presnto su tesis: EL PRÓXIMO PASO: DICTADURA CON RESPALDO POPULAR. Recomendamos leer detenidamente este texto. Don Juan lo escribe a finales de la decada de los 60. Su analisis e imterpretacion de la  America Latina y el Caribe de los 60 tiene una vigencia hoy dia y no solo eso sino que, la patria grande como la llamara el Libertador  Simon Bolivar,  vive todavia a la mitad de la segunda decada del siglo XXI las mismas situaciones estructurales y males de entonces.

Bosch: No hemos fracasado, fracaso el sistema en que hemos vivido cb756-11214295_10153830653412433_3077855469345476282_n

No somos nosotros los que hemos fracasado; ha sido el sistema social, económico y político en que hemos vivido. En vez de suprimir la vida de los latinoamericanos que van a nacer debemos dedicarnos a crear para nosotros y para ellos una sociedad…

Ver la entrada original 6.793 palabras más

La estrategia del golpe de Estado global

Si bien Estados Unidos ha comenzado a tratar de economizar sus medios militares bajo la presidencia de Barack Obama, no por ello ha cesado de actuar militarmente en todo el mundo. La potencia imperial sigue disponiendo de un amplio sistema, a la vez abierto y secreto, que le permite intervenir casi en cualquier lugar del mundo, sistema que pone en marcha cada vez que se le ofrece la menor ocasión.
Manlio Dinucci, Voltaire
¿Qué relación existe entre sociedades geográfica, histórica y culturalmente lejanas, desde Kosovo hasta Libia y Siria, desde Irak hasta Afganistán, desde Ucrania hasta Brasil y Venezuela? Lo único que tienen en común es el hecho de verse arrastradas por la estrategia global de Estados Unidos, ejemplificada en la «geografía» del Pentágono, que divide el mundo en «áreas de responsabilidad». Cada una de esas áreas está «en manos» de uno de los seis «mandos combatientes unificados» de Estados Unidos:
  • el Mando Norte (NorthCom) cubre Norteamérica,
  • el Mando Sur (SouthCom) cubre Sudamérica [1],
  • el Mando para Europa (EuCom) cubre la región que incluye la Unión Europea y Rusia,
  • el Mando para África (AfriCom) cubre el continente africano,
  • el Mando Central (CentCom) cubre el Medio Oriente y parte de Asia,
  • el Mando del Pacífico (PaCom) cubre la región Asia/Pacífico.
A los 6 mandos geográficos se agregan otros 3 que operan a escala mundial:
  • el Mando Estratégico (StratCom) a cargo de las fuerzas nucleares,
  • el Mando de Operaciones Especiales (SoCom),
  • el Mando de Transporte (TransCom).
Al frente del Mando Europeo [EuCom] se encuentra un general o un almirante nombrado por el presidente de Estados Unidos. Este alto jefe militar estadounidense asume automáticamente el cargo de Comandante Supremo de las fuerzas de la OTAN en Europa. La OTAN se ve así automáticamente incluida en la cadena de mando del Pentágono, lo cual implica que opera fundamentalmente en función de la estatregia de Estados Unidos. Esa estrategia consiste en la eliminación de todo Estado o movimiento político-social que constituya una amenaza para los intereses políticos, económicos y militares de Estados Unidos, país que, aunque sigue siendo aún la mayor potencia mundial, está perdiendo terreno ante la aparición de nuevos actores estatales y sociales.
Son numerosos los instrumentos de esta estrategia y van desde la guerra abierta –como los ataques de fuerzas aeronavales y terrestres contra Yugoslavia, Afganistán, Irak y Libia– hasta las operaciones secretas realizadas en esos países y en otros, últimamente en Siria y Ucrania. Para la realización de estas operaciones, el Pentágono dispone de las fuerzas especiales, alrededor de 70 000 especialistas que «cada día operan en más de 80 países a escala mundial». Y también tiene a su disposición un ejército secreto de mercenarios. En Afganistán, según documenta Foreign Policy [2], el número de mercenarios del Pentágono se eleva a 29 000, o sea 3 mercenarios por cada soldado estadounidense. En Irak hay unos 8 000… 2 mercenarios por cada soldado estadounidense.
A los mercenarios del Pentágono se agregan los de la tentacular comunidad de inteligencia, que incluye, además de la CIA, otras 15 agencias federales. Los mercenarios son doblemente útiles ya que pueden asesinar y torturar sin que tales actos se atribuyan a Estados Unidos. Y cuando resultan muertos en acción, sus nombres no aparecen en la lista de bajas. Además, el Pentágono y los servicios secretos disponen de grupos a los que arman y entrenan, como los grupos islamistas utilizados para atacar Libia y Siria desde adentro y los neonazis utilizados en el golpe de Estado de Ucrania.
Otra herramienta de esta misma estrategia son las «organizaciones no gubernamentales» [ONGs] que, disponiendo de enormes medios, son utilizadas por la CIA y el Departamento de Estado para montar acciones de desestabilización interna en nombre de la «defensa de los derechos ciudadanos». En ese marco se inscribe también la acción del grupo de Bilderberg [3] –que el magistrado Ferdinando Imposimato denuncia como «uno de los responsables de la estrategia de la tensión y de las masacres» en Italia [4]– y la de la Open Society del «inversionista y filántropo George Soros», artífice de las «revoluciones de colores» [5].
En la mira de la estrategia golpista de Washington están hoy Brasil, para torpedear al grupo BRICS, y Venezuela, para socavar la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Para desestabilizar Venezuela, indica el SouthCom en un documento recientemente revelado [6], hay que crear «un escenario de tensión que permita combinar acciones callejeras con el empleo dosificado de la violencia armada».
______
Notas
[1] El SouthCom, United States Southern Command, es más conocido en Latinoamérica bajo la denominación “Comando Sur”. Nota de la Red Voltaire.
[2] “Mercenaries Are the Silent Majority of Obama’s Military”, Micah Zenko, Foreign Policy, 18 de mayo de 2016.
[3] «Lo que usted no sabe sobre el Grupo de Bilderberg», por Thierry Meyssan, Komsomolskaya Pravda (Rusia) , Red Voltaire, 15 de abril de 2011.
[4] «Terrorismo: el juez italiano Imposimato acusa al Grupo de Bilderberg», Red Voltaire, 31 de enero de 2013.
[5] «George Soros, especulador y filántropo», Red Voltaire, 3 de febrero de 2004.
[6] «Operación Venezuela Freedom-2», Red Voltaire , 22 de mayo de 2016
– See more at: http://mamvas.blogspot.com/2016/05/la-estrategia-del-golpe-de-estado-global.html#more

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.005 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: